Última hora

Leyendo ahora:

Brexit: ¿Y ahora qué?

internacionales

Brexit: ¿Y ahora qué?

Publicidad

¿Qué ocurrirá ahora?

En el corto plazo, nada. Los acuerdos son tan complejos que el Reino Unido permanecerá como estaba hasta que se acuerden los términos de su salida. Es probable que eso dure, al menos, dos años más.

El artículo 50 del Tratado de Lisboa de 2009 describe el proceso de retirada de un país. Un artículo que todavía no se ha utilizado nunca.

Las cuestiones más urgentes se centrarán en que el Reino Unido introduzca sus propias reglas y regulaciones para reemplazar a aquellas de la UE que le regían previamente y también en que se ponga de acuerdo sobre sus relaciones con otros países. Algo especialmente importante en temas como el comercio.

Más allá de estos temas también será necesario que se regule como se va a tratar, a partir de ahora, a los trabajadores de la Unión Europea, pero también a los estudiantes que se encuentran en el Reino Unido y la situación de los británicos residentes en el exterior.

Dada la agitación a nivel social y económica que causaría la expulsión de todas estas personas es probable que se aprobase una disposición transitoria autorizando que la inmensa mayoría se quede en el país durante un periodo largo de tiempo.

En la práctica, ¿cómo funcionaría esa retirada?

• Tras la decisión de abandonar la Unión Europea el primer ministro debe invocar el artículo 50 para iniciar el proceso de retirada. No está claro exactamente cuando ocurriría eso. Se entablarán unas converesaciones extremadamente delicadas.

• Las negociaciones versarán sobre la salida y los tratos futuros con los 27 miembros restantes.

• El resto de los líderes de la Unión Europea y el Parlamento Europeo deben de ponerse de acuerdo sobre esa retirada, sobre la liquidación. Un proceso que requiere de la ratificación de los parlamentos nacionales.

• El país que se retira, en este caso Reino Unido, no está involucrado en estas conversaciones y por tanto no tiene voz en las condiciones finales que se le ofrezcan.

• Las deberían de concluir antes de ese periodo de dos años. Esto permitirá que el resto de países de la Unión Europea puedan proponerle al país saliente un ultimátum: “lo tomas o lo dejas”. Sin embargo, si todos los países están de acuerdo, las conversaciones podrían extenderse.

• Los tratados de la Unión Europea tendrán que ser modificados para permitir ese nuevo estatus. Reino Unido debe preparar una nueva legislación nacional.

¿Qué ocurre con otros países no comunitarios como Suiza, Noruega? ¿Funcionará el Reino Unido como estos países?

Noruega es miembro del Espacio Económico Europeo. La pertenencia al EEE exige a los países a seguir las reglas de la Unión Europea, especialmente en cuanto al movimiento de los trabajadores. Los líderes del Brexit han adelantado ya que el Reino Unido no va a seguir esta ruta.

Suiza se negó a ingresar en la EEE, pero, al igual que Noruega, es miembro de la Asociación Europea de Libre Comercio. Esto le da acceso a los mercados de la UE con ciertas restricciones. Tiene ciertas cuotas para los trabajadores extranjeros.

Groenlandia se unió originariamente a la Comunidad Económica Europea, predecesora de la Unión Europea, como parte de Dinamarca en 1973. Doce años después, en 1985, decidió retirarse tras celebrar su propio referéndum. Pese a ello se aseguro de tener aucerdos en áreas importantes para la isla, especialmente en pesca.

¿Puede un Reino Unido fuera de la Unión Europea negociar sus acuerdos comerciales directamente con Bruselas?

En teoría puede. Eso le permitiría tener acceso a los mercados de la Unión Europea en las mismas, u otras, conciones que ha disfrutado previamente a su abandono. Aunque todo depende de las negociaciones.

El Reino Unido no tendría por que aceptar la libre circulación en el marco del acuerdo de libre comercio.

Pero este tipo de acuerdos tardan en llegar. A veces pasan años hasta que se concretan. Las conversaciones para adoptar la denominada TTIP entre la UE y Estados Unidos comenzó en 2013 y aún siguen en curso.

En cuanto a posibles acuerdos con otros países, estos, dicen, deberían ser renegociados. El Reino Unido no tendría el mismo “peso” en la negociación de acuerdos comerciales que cuando formaba parte de la UE y podría toparse con un proceso mucho más difícil.

¿Qué pasa, entonces, con la Organización Mundial del Comercio?

Si el Reino Unido no logar alcanzar un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, podría someterse a las normas de la OMC. Es decir:

• Aranceles bajos o nulos en muchas de las exportaciones.

• Los aranceles en sectores clave como automóviles, productos químicos y alimentos se mantendría relativamente altos.

• Las barreras permanecerían en algunos servicios, especialmente en los mercados altamente regulados como las finanzas

• Reino Unido no tendría que aceptar la libre circulación.

FUENTES Compilado con la ayuda de Reuters

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo