Última hora

Leyendo ahora:

Francia prohíbe las bolsas de plástico: ¿Y el resto de Europa?

internacionales

Francia prohíbe las bolsas de plástico: ¿Y el resto de Europa?

Publicidad

A partir del 1 de julio de 2016, las bolsas de plástico gratuitas estarán prohibidas en los supermercados de Francia. Cada año, más de 5.000 millones de bolsas son distribuídas en las cajas registradoras y 12.000 millones son usadas para empacar la frutas y los vegetales.

La prohibición se hará en dos etapas: a partir del 1 de julio para las bolsas de 50 micras o “bolsas de plástico ligeras”, y a partir del 1 de enero de 2017 para aquellas que son usadas para las frutas y verduras. La medida se aplicará en farmacias, panaderías, gasolineras y supermercados.

Las bolsas de plástico son el tercer desecho más recogido en las playas de todo el mundo según la organización International Coastal Cleanup.

Después de ser usadas — durante unos 20 minutos— decenas de miles de bolsas terminan en los océanos y son ingeridas por los animales que viven bajo el agua. Todo un desastre para la conservación de las especies marinas.

Se estima que 8.000 millones de bolsas de plástico terminan en los océanos. Su proceso de descomposición lleva hasta 450 años.

En promedio, cada ciudadano de la Unión Europea usa alrededor de 200 bolsas al año y la gran mayoría son utilizadas solamente una vez.

La medida inscrita en la Ley sobre la Transición Energética francesa ha tardado más de 10 años en ser aplicada.

A partir del 1 de julio sólo serán permitidas las bolsas de papel, las que son de más de más de 50 micras, ya que son reutilizables, y las que están hechas con “bioplásticos”, derivadas de productos vegetales como el maíz o el aceite de soja y que reemplazarán las que son hechas de plásticos procedentes del petróleo.

Europa reducirá drásticamente el consumo de bolsas plásticas para la próxima década

Francia es pionero en la prohibición del uso de bolsas en el mercado, pero no es el primer país de la Unión Europea en hacerlo.

En 2012, Italia empezó a prohibir el uso de bolsas plásticas, en parte por los problemas en el medio ambiente y también por razones económicas, favoreciendo la industria de bolsas “biodegradables”.

Sin embargo, la reglamentación en cada país es diferente. Las cifras, que en realidad son estimaciones por falta de un sistema unificado muestran que los países que carecen de regulación tienden a utilizar más bolsas de plástico.

Pero hay excepciones. En Finlandia por ejemplo, el consumo de bolsas de plástico desechables es muy limitado a pesar de que no existe una regulación específica. Sin embargo tienen un alto consumo de bolsas reutilizables.

Otra excepción es Dinamarca. Cada año, cuatro bolsas de plástico son utilizadas por cada habitante. La brecha es grande con los vecinos franceses que consumen 80 anualmente o los portugueses y los polacos que consumen más de 400.

Esta diferencia varía debido a los diferentes hábitos de consumo, a los distintos grados de concienciación medioambiental y a la eficacia de las medidas adoptadas por los Estados.

Uno de los pioneros fue Irlanda. Cuando introdujo su tasa se produjo una drástica reducción del consumo, un 90% en apenas 5 meses.

En Francia se vieron resultados similares cuando se obligó a cobrar por las bolsas.

La Unión Europea ha aprobado recientemente una nueva ley para tratar de reducir el consumo de bolsas en un 80% en los próximos 15 años. De esta forma, los países de la UE tendrán dos opciones:

  • El comercio tendrá plazo hasta el 31 de diciembre de 2018 para cobrar las bolsas no “biodegradables”
  • El comercio tendrá que tomar medidas para reducir el consumo anual a 90 bolsas por habitante para finales del 2019 y a 40 bolsas por persona para 2025

No todo lo que es “bio” es “bueno”

La Unión Europea desea implementar una metodología común para medir el consumo y el gasto de bolsas de plástico ligeras, ya que el sistema de recopilación de datos actual no brinda información exacta.

Se ha advertido igualmente contra los materiales “biodegradables” falsos, tales como los plásticos oxodegradables. El uso de la palabra “bio” puede ser engañoso, pues, este tipo de plástico puede permanecer en el ambiente por varios siglos, aunque gracias a aditivos químicos se fragmenta rápidamente en pequeñas partículas.

Actualmente, compañías como BASF y Carbios Sphere Novamont se están posicionando en el mercado con el desarrollo de nuevos envases “biodegradables”. Sin embargo, varias ONG’s ambientales advierten que el uso de vegetales en la industria ejerce presión sobre las reservas mundiales de alimentos y son una competencia para esta industria.

Los fabricantes de “bioplásticos” ya han descorchado el champán.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

Traducción automática

siguiente artículo