Última hora

Leyendo ahora:

La injustificable invasión de Irak: en marzo de 2003 Sadam no era una amenaza

internacionales

La injustificable invasión de Irak: en marzo de 2003 Sadam no era una amenaza

Publicidad

En 2003, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, el Reino Unido envía sus tropas para invadir y ocupar un país soberano. Un hecho de una gravedad histórica subrayada en el informe de la Comisión Chilcot, que comienza sin embargo con esta precisión de su presidente, sir John Chilcot.

Sir John Chilcot:
“La investigación no se ha pronunciado sobre si la intervención militar fue legal. (…) Pero hemos concluido que las circunstancias en las que se decidió que había una base legal para la acción militar del Reino Unido, estaban lejos de ser satisfactorias.”

En 2002, el Irak de Sadam Hussein está bajo sanciones de la ONU, cuyos inspectores intentan determinar si el país tiene o no un programa de armas de destrucción masiva, químicas, biológicas o nucleares. Sadam jugaba al gato y al ratón con la ONU desde hacía ya 11 años. En ese momento el Reino Unido comienza a abandonar su política de contención pacífica para acercarse a la posición más agresiva de George Bush.

Tony Blair, exprimer ministro británico:
“La amenaza de Sadam Hussein y las armas de destrucción masiva, químicas, biológicas, y potencialmente armas nucleares, es real. (…) Así que el propósito de nuestra discusión hoy es dar con la estrategia adecuada para hacer frente a esto. Por que hay que hacerlo.”

Pocos días después, en la Cámara de los Comunes, el primer ministro presenta esta amenaza potencial como una evidencia citando un informe de 50 páginas.

Tony Blair:
“El informe concluye que Irak tiene armas químicas y biológicas, que Sadam continuó produciéndolas, y que tiene planes militares activos para usar armas químicas y biológicas que podrían ser activadas en 45 minutos.”

Sir John Chilcot:
“Las conclusiones sobre la capacidad de Irak en esa declaración y en el informe que se publicó el mismo día se presentaron con una certeza que no estaba justificada.”

Pese a todo, el Reino Unido se lanzó a una intervención militar, que según el informe “habría podido ser necesaria en un momento dado, pero en marzo de 2003 Sadam Hussein no suponía una amenaza inminente.” El Reino Unido asumió la responsabilidad de cuatro provincias en el sudeste de Irak, sin las capacidades militares y civiles para garantizar la seguridad, según el informe.

Sir John Chilcot:
“Los preparativos del Gobierno no tuvieron en cuenta la magnitud de las tareas de estabilizar, administrar y reconstruir Irak, y de las responsabilidades que previsiblemente, recaerían en el Reino Unido.”

179 soldados británicos y al menos 150.000 iraníes murieron en los seis años de la intervención británica en Irak hasta julio de 2009.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo