Última hora

Leyendo ahora:

Mosquitos genéticamente modificados para luchar contra el zika

science

Mosquitos genéticamente modificados para luchar contra el zika

En asociación con

Un estudio publicado en Brasil afirma que podrían usarse mosquitos genéticamente modificados para luchar contra las especies que contagian el zika y otras enfermedades, como es el caso del mosquito Aedes.

Los mosquitos de este laboratorio han sido infectados con una bacteria llamada Wolbachia, que bloquea la capacidad de transmitir enfermedades.

“Lo que haremos será liberar y propagar estos mosquitos con Wolbachia para que sustituyan a la población de mosquitos de una zona o, incluso, de una ciudad y conseguir evitar la propagación de la enfermedad. Ya se ha visto que la Wolbachia en el mosquito Aedes Aegypti puede bloquear el dengue, el virus chikungunya y la fiebre amarilla. Ahora, hemos comprobado que también es eficaz contra el virus del Zika”, explica Luciano Moreira, de la Fundación Oswaldo Cruz.

Esta bacteria, la Wolbachia, fue desarrollada por la organización sin ánimo de lucro
“Eliminate Dengue”, basándose en una investigación realizada por la universidad Monash de Australia para frenar esta enfermedad.

Los investigadores brasileños alimentaron, posteriormente, a los insectos con sangre humana infectada por dos tipos de virus Zika que hay en Brasil.

Después de dos semanas, comprobaron que los mosquitos con Wolbachia tenían muchas menos partículas virales en su cuerpo.

“Algunos están confundidos y piensan que tenemos que inyectar los huevos cada vez que vamos a liberar mosquitos, pero no es así. Solo lo tenemos que hacerlo una vez, y eso ha sido algo muy complicado de lograr, nos ha llevado mucho tiempo, pero lo hemos conseguido y ha sido un éxito. De ahora en adelante no será caro hacer crecer las larvas y liberarlas”, explica el profesor Scott O’Neill, responsable de este proyecto de la unversidad Monash.

Brasil es uno de los países con un mayor número de niños nacidos con microcefalia, debido a que las mujeres habían sido contagiadas con el zika durante su embarazo.

La Organización Mundial de la Salud afirma que hay pruebas que relacionan el virus del Zika con defectos de nacimiento y una condición nerviosa que causa parálisis temporal.

La Organización Panamericana de la Salud ha advertido de que hay 500 millones de personas en riesgo de ser contagiadas con el zika.

“Es casi seguro que habrá una carga económica y sanitaria si hay muchos bebés que nacen con microcefalia y otros defectos congénitos. El coste del cuidado de por vida de un niño con este tipo de problemas va desde un millón a varios millones de dólares”, dice Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

Para demostrar que la vacuna funciona o no hay que tener en cuenta dos factores: Uno, su eficacia y segundo, el ritmo de infecciones en una comunidad.

Científicos de Estados Unidos, Brasil, India, Francia y Austria trabajan en una veintena de proyectos para desarrollar vacunas contra este virus.

Pero conseguir una vacuna podría llevar hasta tres años, ya que es necesario tiempo para perfeccionar la técnica.

“Si a inicios de 2017 aún tenemos grandes brotes en Sudamérica y el Caribe, podremos demostrar su eficacia o no en menos de un año. Si las infecciones descienden, como lo hizo el ébola en África cuando estábamos probando la vacuna, podría llevar tres años demostrar que funciona”, continúa Fauci.

La preocupación es mayor debido a que Río acogerá este verano la celebración de los Juegos Olímpicos.

La Organización Panamericana de la salud calcula que 14 millones de personas viajarán en Sudamérica a Brasil para los Juegos que darán comienzo el 5 de agosto.

siguiente artículo