Última hora

Leyendo ahora:

El doble rasero de la ecología en Marruecos

internacionales

El doble rasero de la ecología en Marruecos

Publicidad

Un acuerdo entre las autoridades de Rabat y Roma ha enfurecido a parte de los ciudadanos marroquíes. Dicho contrato permite a la región italiana de Campania, cuya capital es Nápoles, a enviar residuos sobre la costa oeste marroquí para reciclarlos.

Fue la web www.hespress.com quien lanzó la alerta, el 30 junio, basándose en informaciones de los medios italianos. La noticia corrió como la pólvora, hastaconvertirse en un tema central de la política nacional.

Ouadi Benabdellah, diputado del opositor RNI, hizo una pregunta por escrito al ministro de Medio Ambiente sobre la cuestión. El objetivo dde dicha pregunta es entender la razón de esta importación de residuos y los riesgos que conlleva.

Las protestas cogen desprevenido al Gobierno marroquí

Comienza entonces un baile de justificaciones del Gobierno marroquí. Primero, el ministro de Medio Ambiente, muy seguro de sí mismo, explica que “esta importación es compatible con la ley y se realiza en colaboración con la Asociación Profesional de Cementadores _”. Respetaría una convención “_que fija las medidas y las condiciones de importación d este tipo de residuos y su utilización como combustibles derivados en los hornos de cemento equipados con filtros y aparatos de medición de emisiones atmosféricas“. Siempre según el ministro, se trataría de una fase de pruebas de cara a desarrolar una filial que permitiría utilizar un nuevo tipo de combustible para reemplazar las energías fósiles. Dicho combustible estaría hecho de residuos RDF (Refuse Derived Fuel), que engloban los plásticos y neumáticos no peligrosos.

Dicho comunicado no ha logrado calmar los ánimos, y se ha lanzado una petición en línea. La Coalición Marroquí para la Justicia Climática publicó un comunicado en su página de Facebook, el 2 de julio, para reafirmar sus inquietudes sobre este proyecto. En él pido al Gobierno de Rabat que actúe con transparencia.

La ecología, nuevo centro de interés de los marroquíes

Ante las protestas cada vez mayores, Hakima El Haité, el ministro de Medio Ambiente, da marcha atrás. Finalmente, “la decisión de importar estos residuos italianos todavía no se ha tomado. Todavía deben llevarse a cabo dos análisis importantes sobre esas 2.500 toneladas de residuos RDF“.

Aunque estas palabras no han sido suficientes para calmar a los marroquíes, que se echan a la calle para protestar y reclamar más transparencia por parte del Gobierno. Preocupa también la procedencia de los residuos. Italia fue condenada en 2015 por su mala gestión de los residuos, principalmente en Nápoles, capital de la región de Campania.

El último cambio de rumbo del Gobierno marroquí fue el pasado 11 de julio: un comunicado oficial explica que “la importación de los residuos RDF (Refuse Derived Fuel) de la zona de Pescara, en la región italiana de los Abruzos, se ha llevado a cabo conforme a las disposiciones de la ley sobre la gestión de residuos. También respeta la ley relativa a su eliminación y al Convenio de Basilea sobre el control de movimientos transfronterizos de residuos peligrosos y de su eliminación, firmado por Marruecos. Este comunicado recuerda que “_Marruecos importa de media 450.000 toneladas por año de productos de reciclaje de residuos“.

Políticas contradictorias

Mientras se multiplican las protestas por el temor de ver residuos potencialmente tóxicos llegar masivamente sobre el territorio marroquí, el país intenta alinearse con normas más ecológicas y apostar por el verde. Un ejemplo de estas políticas contradictorias es la prohibición de las bolsas de plástico, en un país en el que se utilizaban casi tres por día y por persona, siendo el segundo consumidor mundial después de Estados Unidos. Los mismos residuos que se están importando de Italia.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo