Última hora

Leyendo ahora:

Canadá: la formación de los médicos de familia reduce las listas de espera

smart care

Canadá: la formación de los médicos de familia reduce las listas de espera

En asociación con

Hay un proyecto en Halifax, en Canadá, que está dando a los médicos de familia la posibilidad de reducir drásticamente los tiempos de espera de pacientes que sufren enfermedades comunes como la artritis.

Sam Hickcox es un doctor que participa en un proyecto en Halifax, Canadá, destinado a reducir drásticamente el tiempo de espera de personas con artritis. Él es uno de los dos profesionales de Medicina General y Familiar que reciben formación para efectuar controles de rutina a los pacientes y disminuir así el número de consultas en Reumatología:

“La formación fue muy informal. Básicamente, lo que hice fue acompañar a los reumatólogos que trabajan aquí en la clínica y fui adquiriendo competencias que me permiten hacer seguimiento de los pacientes de manera autónoma.”

El doctor Hickcox participa en el proyecto junto con un equipo de enfermeros y fisioterapeutas, ampliando la disponibilidad y el alcance del tratamiento en este tipo de pacientes:http://www.ser.es/pacientes/enfermedades-reumaticas/artrosis/

“El paciente normalmente tiene una primer cita con el reumatólogo y una enfermera. Seis meses después, tiene consulta con un fisioterapeuta , una enfermera y conmigo, y de esta manera alternamos los dos tipos de servicio en la clínica “

El proyecto aquí en Halifax , Nueva Escocia puede parecer a primera vista una solución local para un problema local como es la falta de reumatólgos en la zona, por lo que el médico de familia hace de apoyo. Pero en verdad, en muchos lugares existe el mismo probrema: largas listas de espera y falta de personal especializado. ¿Podría ser esto por tanto una solución?

Puede serlo – es lo que cree Randi Monroe, una de las responsables de la implantación de esta iniciativa y directora del Centro de Rehabilitación Nueva Escocia:

“La Organización Mundial de la Salud asegura que el futuro está en la colaboración. La población cada vez está más envejecida y necesita de más cuidados.”

La adquisición de nuevas competencias por parte de los médicos de familia puede ser una puntal importante de este esfuerzo de colaboración.

“Colaboramos y eso es satisfactorio para todos. Uno de nosotros puede tener una determinada información sobre el paciente, otro puede aportar más datos. pero la colaboración es cuando realmente todos tenemos un objetivo común, el paciente también decide su objetivo, él determina hasta dónde quiere llegar y todos nosotros nos podemos manos a la obra”, comenta Randi Monroe

Nueva Escocia es un destino típico para retirarse. Por eso una cuarta parte de la población tiene problemas con la artritis.

Por eso, el hecho de que los doctores de familia adquieran nuevas competencias para tratar a paciente estables significa que los reumatólogos pueden asumir nuevos pacientes.

Y eso es un paso gigantesco en el diagnóstico precoz de la artritis reumatoide,

Susan Tilley-Russell es directora de la Asociación de enfermos de artritis en la región atlántica de Canadá:

“Trabajamos a contrarreloj, tenemos entre 3 y 6 meses desde los primeros síntomas hasta que la enfermedad causa un daño permanente. Por eso este proyecto permite a los reumatólogos concentrarse en el diagnóstico precoz, les libera de tiempo y el médico general puede centrarse más en el seguimiento de los pacientes estables”

La clínica de doctor Hickcox tardó dos años en ajustar la planificación de las consultas a las nuevas competencias adquiridas por los médicos. Pero la espera parece haber merecido la pena.

Samuel Hickcox, médico de familia:

“Un médico de familia tiene una visión muy amplia sobre cómo detectar problemas crónicos en un paciente, sobre cómo tratar a un paciente desde una perspectiva más integral, sobre cómo colaborar con otros médicos de familia y extender esta colaboración a la comunidad. Desde nuestro punto de vista, es un modelo mejor en términos de atención sanitaria”.

Un proyecto similar está en marcha en otra clínica en Nueva Escocia, con la posibilidad de exportar este modelo a otras provincias canadienses.

siguiente artículo