Última hora

Leyendo ahora:

Pikachu, Charmander y los demás invaden el mundo real con Pokemon Go

internacionales

Pikachu, Charmander y los demás invaden el mundo real con Pokemon Go

Publicidad

El juego de Nintendo desarrollado junto a Niantic y Pokemon Company arrasa antes de acabar de acabar de salir en todo el mundo. La ideas de base es diabólica. Toda la caterva de más de setecientas criaturas enrabietadas con ataques múltiples pasan del mundo digital a nuestras calles. O casi.

El juego hace que Charizard o Pikachu aparezcan en distintos lugares de forma aleatoria gracias a datos obtenidos en Google Maps. De esta manera puede ocurrir que incluso Zippo, nada menos que el Charmeleon de Ritchie se persone en el Museo del Prado para regocijo de los millones de enganchados a la japonesa saga.

El fenómeno no ha hecho más que empezar porque de hecho la empresa todavía no ha “liberado” sus engendros en más de la mitad de los países destinatarios. Y hay retraso. Líneas, dispositivos y servidores de la casa matriz están al límite, han sobrepasado todas las previsiones y eso que hasta ahora las criaturas solo campan por Alemania, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda.

La familia Pokemon tiene ya más de setecientos personajes, monstruos la mayor parte, y hace tiempo que dejaron de ser solo dibujos animados para pasar a los videojuegos de toda una generación que en distinto soportes se desplazaron de las pantallas de bolsillo más pequeñas a los juegos de última generación. Los que empezaron con Pokemon eran niños con su Game Boy en la mochila y hoy son universitarios que siguen con un referente vital, de hecho son motejados como Generación Pokemon quizá por los mismos sociólogos que nos machacaban una y otra vez con aquella “civilización del ocio” que nunca existió.

Realidad con mayúsculas

Estamos ante un universo propio de películas, series, revistas, cómics en donde se desarrolla toda una panoplia de familias, aventuras y variantes, entre ellas Digimon. Al compás de la canción “desde que el mundo cambió, estamos todos más unidos, con Digimon” millones de niños y jóvenes en todo el mundo han seguido la evolucion de estos personajes en sus progresivas derivaciones.

El juego Pokemon Go_es gratuito y se carga en los teléfonos móviles. Si se engaña a la fuente proveedora en la descarga con la utilización de un _proxy, que haga creer al servidor que el jugador está en San Francisco mientras en realidad se pasea por Soria, es posible jugar con alguna distorsión el gran juego de apariciones y capturas. Toda una caza mayor invisible para el que no sepa de qué va el nuevo entretenimiento.

Algunos se han apresurado a reclamar exclusión total de apariciones de Pokemon. Entre los primeros están los responsables del Museo de la Memoria del Holocausto en Washington y del campo de concentración polaco de Auschwitz, donde no están para bromas. El mismo caso se da en el estadounidense Cementario Nacional de Arlington, donde no quieren aparecidos de colores ni tampoco a sus seguidores teléfono en mano.
Los desarrolladores ya han eliminado varios campos de concentración más y lugares sacros y no tanto que, no por ser considerados emblemáticos dejan ser inseguros para los jugadores.

Sin embargo el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, más que harto de protestas de maestros sin paga por las olímpicas obras, pide que las criaturas del mundo digital invadan sus calles. El Centro Médico Universitario de Ámsterdam ha twiteado: “Tenemos un Pokémon enfermo en el AMC, lo estamos tratando. Les agradecemos que no lo visiten por ahora”. En la imagen aparece el gran Pikachu, el pobre, hecho polvo, sin ataques eléctricos ni nada, el preferido de los niños.

Un tweet que ha sido replicado por otros donde ya se le ve más recuperado

Un canto a la libre alucinación

Pokemon Go ofrece gratis lo que hasta el momento solo una imaginación desbocada o un ácido lisérgico correctamente administrado podía provocar en el jugador. Se trata nada menos que de ver emplazados en lugares reales a los Pokemon que antes estaban solo impresos o en pantallas. “Ver” a través de las pantallas de los teléfonos a los personajes en sus “gimnasios” y acercarse a ellos es lo más parecido a hablar con Mickey Mouse mientras vamos por la calle. Por supuesto que cuantos más lugares visite el jugador más progresa en el juego. También más personajes “verá”, todo ello en la mejor tradición de las veraniegas apariciones marianas de mayor éxito.

Cacos ingeniosos han utilizado la acumulación artificial de criaturas en un solo punto, atraídas por lo que llaman “faros” para robar a víctimas ajenas al duro y áspero mundo real.
Las cifras de descarga, como explica Joseph Schwartz, superan todos los precedentes sean estos Snapchat, el venerado esclavizador Whatsapp o Facebook messenger. Todo un éxito que todavía nos dará motivos de atención en los próximos meses. Lo más inmediato: el ya registrado incremento de accidentes de tráfico de peatones tan químicamente sobrios como digitalmente abstraídos con la pantalla del móvil mientras caminan entre coches y semáforos.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo