Última hora

Leyendo ahora:

Más de 250.000 niños refugiados no pueden ir a la escuela en el Líbano

internacionales

Más de 250.000 niños refugiados no pueden ir a la escuela en el Líbano

Publicidad

Un millón de refugiados han llegado al Líbano desde que empezó la guerra en Siria. Una cifra muy alta, sobre todo porque representa una cuarta parte de la población del país y además provoca que en muchas ocasiones los refugiados no vivan en buenas condiciones.

Según un informe de la organización internacional de defensa de derechos humanos, Human Rights Watch, más de 250.000 niños registrados en el Líbano no pueden ir a la escuela. Un problema que afecta más a los jóvenes sirios que tienen entre 15 y 18 años.

Sólo el tres por ciento de entre ellos están inscritos en una escuela pública del país durante el período escolar 2015-2016.

El documento, que consta de 87 páginas se titula, ‘Creciendo sin educación’.

En el valle de la Becá existen decenas de campos de refugiados improvisados que están llenos de niños que no pueden ir al colegio. Para los refugiados el transporte es muy caro y además les tratan mal.

Saddam Al Jassem, un niño refugiado que vive en el Líbano, dice:
“No me gusta ir a la escuela porque no nos enseñan, nos pegan. Dejé de ir a la escuela hace siete meses. Quiero trabajar y aportar dinero para mi familia. Queremos comer. Quiero comprar una bicicleta y jugar al fútbol”.

En el informe figura que las medidas tomadas por el Gobierno no son, en muchos casos, aplicadas por el profesorado.
Las escuelas públicas no admiten a los niños discapacitados sirios alegando que no disponen de los recursos necesarios para educarlos.

Muchas familias, están atrapadas porque su permiso de residencia ha caducado, y como consecuencia, no pueden trabajar y no tienen dinero para poder enviar a sus hijos al colegio.

Bassam Khawaja, miembro de la división de derechos de los niños en Human Rights Watch, ha dicho:

“Pedimos al Gobierno libanés que revise de manera inmediata la regularización de residencia, especialmente que acabe con la tasa de 200 dólares de residencia anual y que elimine dos obligaciones: La de no trabajar y la de encontrar un padrino libanés”.

En la guerra de Siria ya murieron más de 280.000 personas.
Más de la mitad de la población tuvo que huir de sus casas.

El acceso a la educación es fundamental para ayudar a los refugiados a mejorar su calidad de vida y pasar el trauma de la guerra.
Además es fundamental para poder integrarse en el país de acogida y en la posible reconstrucción de su país, Siria.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo