Última hora

Leyendo ahora:

La educación de los niños refugiados: un desafío para la escuela europea

learning world

La educación de los niños refugiados: un desafío para la escuela europea

En asociación con

El mundo es testigo de la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. Los gobiernos están bajo presión. La integración, preocupa. ¿Qué papel juega la educación en hacer que los refugiados se sientan como en casa? Muchos refugiados sufren el peligro y la incertidumbre por la buscar un futuro mejor. Nourollah, un niño de 13 años huyó desde Afganistán hasta Suecia, donde ha empezado una nueva vida, en una nueva escuela y en una nueva comunidad.

Saltsjöbaden, Suecia: un refugio idílico a un corto trecho en coche en las afueras de Estocolmo, tan aparentemente lejos de la crisis de refugiados como parece. Sin embargo en esta zona, en una pequeña península vive Nourollah, uno de los casi 22.000 niños afganos que llegaron a Suecia en 2015 sin sus padres.

Ahora vive con una familia sueca y va al colegio todos los días.Nourollah recuerda que hace seis meses su situación era muy diferente. Ahora, recuerda: “En Turquía nos obligaron a subir a botes de goma. Había de 45 a 50 personas en un bote de 12 metros. ¡La muerte estaba tan cerca de todos nosotros! Había que seguir adelante pero estábamos asustados, todos teníamos miedo a ahogarnos o a ser detenidos por la policía “.

Nourollah finalmente llegó a Suecia. Fue acogida por Marlou y Michel. Marlou Mönnig, la madre, mira hacia atrás: “No podía comunicarse en los primeros momentos. Hablaba un poco de inglés y todo el resto eran signos”.

Pero Nourollah pronto superó sus problemas de comunicación se ganó a su familia adoptiva y en pocos días fue a su nueva escuela en Saltsjöbaden.

Su profesor, Henrik Landing, asegiura que “Nourollah, en poco más de seis meses avanza muy rápidamente. Muy a menudo están impulsados por una fuerte energía interior. Han estado sin ir al colegio durante meses y a veces durante años y tienen muchas ganas. Esto es algo muy positivo para mí como profesor”.

Nourollah huyó de Irán, cruzó diez países para llegar a Suecia. Fue agredido en Macedonia y viajó solo durante 47 días. Ahora por fín está bien: “La escuela es muy buena aquí en Suecia. Voy a las siete y vuelvo a casa a las cuatro. Estoy con mis amigos. He hecho amigos suecos. Las escuelas son mejores en Suecia, los maestros son mejores. Aquí no te acosan. Están más avanzados”.

Nourollah admite que su actitud hacia la escuela ha cambiado drásticamente desde que fue un refugiado afgano en Irán: “Puede que lo bueno de todo esto sea que tanta gente joven, que tantas mentes activas que vienen de Irán y Afganistán han pasado por tantas dificultades para llegar a Suecia que la única cosa que tienen en la cabeza es estudiar”.

Juega al fútbol y le encanta. Sabe que le queda por delante un largo camino tanto en el colegio como en la integración en la sociedad sueca. Junto a él, su entrenador, Henrik Olson: “Me alegro de que le guste venir aquí y de que esto le aporte algo importante a su vida y que sea también una forma de integrarse en la comunidad”

Los niños refugiados se enfrentan a grandes obstáculos; también los profesores que desempeñan un papel tan importante en su educación e integración. ¿Que formación y conocimientos específicos necesitan para prepararse para estas situaciones tan complejas?

Teach for All, el papel de las ONG

Viena sonmuchas cosas; las casas de Haydn, Mozart y Beethoven … la historia está en la capital austriaca por todas partes. Y hay otra Viena, también: una mezcla de culturas, como siempre lo ha sido. Sin embargo, la inmigración ha crecido en los últimos años. Sólo en 2015, más de 80 000 personas pidieron asilo en Austria, algo que representa un reto importante para el sistema educativo del país.

Son las siete y media. Faiza va a su colegio. Pertenece al equipo Teach for Austria, parte de Teach for All, una ong internacional de apoyo al sistema educativo en cada país. Faiza es antropóloga por la Universidad Americana de El Cairo. Durante dos años enseñará a niños refugiados en escuelas de primaria de Viena.

Faiza explicó a Euronews que Faiza Sadek-Stolz “es un honor poder enseñar a estos niños. Mis colegas de Teach for Austria me dieron mucha perspectiva en diferentes asuntos, y me han ayudado mucho como persona”.

Hay problemas con el idioma, pero Faiza dice que los niños están motivados y aprenden alemán rápidamente. También ayuda el que ella hable árabe. “En mis clases no separo nunca a los niños refugiados del resto, siempre los integro en el grupo. Incluso si no son capaces de comprender todo lo que decimos”.

El lema de la escuela es “Todos somos iguales”. No importa cuál sea su sexo, religión, o país de origen. Y lo dicen en serio. Faiza, la escuela y el resto de los profesores de Teach for Austria tratan de ayudar a unos niños, que a veces están seriamente traumatizados.

La profesora Anna Maria Rapp asegura que “Los niños necesitan un trato especial. Por ejemplo, hemos invitado a un profesor de yoga a la escuela para que los niños puedan olvidarse de su problemática situación por un rato”.

Muchos de los niños son de Siria. Vienen huyendo de la guerra. Como Lilas que llego hace 7 meses y ya habla alemán: “Estoy muy feliz en mi escuela. Especialmente Frau Sadek-Stolz me ayudó mucho para que me sintiera mejor. Es bueno estudiar. Es muy bueno para mí y para mi madre”.

Es tarde en el distrito 17 de Viena, un área relativamente pobre, con una gran cantidad de inmigrantes. Matthias es también miembro de Teach for Austria. Como todos sus compañeros ha recibido una formación inicial de cinco semanas y ayudará a los colegiales durante dos años. Después de darles clase de alemán sigue enseñando con clases particulares gratis a una familia de Siria en su tiempo libre.

Ser profesor aquí es algo así como unirse a un club de élite: la ONG prepara a los pocos jóvenes profesionales, que son seleccionados uno de cada diez que se presentan.
El fundador y responsable de Teach for Austria, Walter Emberger, habla de su organización: “Actualmente tenemos setenta profesores en las escuelas y están en donde más lo necesitan, que es donde hay mayor número de refugiados y de clase trabajadora.”

Teach for Austria es uno de los 40 Teach for All que hay en todo el mundo. La organización tiene cincuenta mil profesores que han enseñado a nueve millones de estudiantes en todo el mundo.

siguiente artículo

learning world