Última hora

Donald Trump promete la "mayor revolución fiscal desde Ronald Reagan" entre críticas del establishment republicano

En un acto en Detroit el lunes, el candidato republicano a la Casa Blanca prometió- entre pequeños incidentes- grandes bajadas de impuestos para la clase media y…

Leyendo ahora:

Donald Trump promete la "mayor revolución fiscal desde Ronald Reagan" entre críticas del establishment republicano

Tamaño de texto Aa Aa

En un acto en Detroit el lunes, el candidato republicano a la Casa Blanca prometió- entre pequeños incidentes- grandes bajadas de impuestos para la clase media y trabajadora. La presentación de su programa ha coincidido con las críticas de la élite republicana. 50 ex altos cargos dicen en una carta pública que Trump sería “peligroso”, “el presidente más temerario de la historia americana”

allviews Created with Sketch. Punto de vista

"Americanismo, no globalización. Ese será nuestro nuevo credo"

Donald Trump Candidato republicano a la Casa Blanca

Donald Trump, candidato republicano a la Casa Blanca:

“ Americanismo, no globalización. Ese será nuestro nuevo credo. Nuestro país alcanzará alturas increíbles, quizás cumbres nunca alcanzadas. Todo lo que tenemos que hacer es dejar de lado las voces cansadas del pasado”

Trump multiplica, además, los ataques y las mofas sobre Hillary Clinton, a la que tacha ahora de “desequilibrada”.

La aspirante demócrata a la presidencia opta por la continuidad en la agenda de Obama y concentrar la presión impositiva en las rentas más altas para revitalizar el crecimiento. A los insultos de Trump respondía así:

Hillary Clinton, aspirante demócrata a la Casa Blanca:

“ Que no os engañen. Solo hay un Donald Trump. El mismo que viste y calza. Es el Donald Trump que hace sus camisas y corbatas en el extranjero, en vez de en Estados Unidos. El Donald Trump que se niega a pagar sus facturas para las pequeñas y medianas empresas y los trabajadores”

El particular estilo de Trump ha dividido a los republicanos y las encuestas muestran una clara caída en la intención de voto. Clinton le saca hasta 10 puntos de ventaja en algunos sondeos.