Última hora

Leyendo ahora:

Alexandros Velios: "Yo y mi muerte, el derecho a la eutanasia"

Publicidad

“La muerte es como una pared. O vas a chocar de frente contra ella con tu cabeza llena de sufrimiento y preso del pánico, o intentas afrontar la realidad de una forma racional. Y yo he elegido la segunda opción”.

Con estas palabras, Alexandros Velios, un escritor y periodista griego, explica a euronews su decisión de acogerse al derecho a una muerte digna, mediante la eutanasia, después de perder la batalla contra el cáncer que sufre desde hace aproximadamente un año. Cree que le quedan menos de cien días de vida: “Mis fuerzas no son ni mucho menos las que tenía antes. Me siento muy cansado y ya ha comenzado la caída en espiral”.

En Grecia, la eutanasia está considerada como delito.

Alexandros ha decidido viajar hasta Suiza para morir dignamente, uno de los países que permite a los extranjeros el suicidio asistido. Cuando supo que estaba enfermo y que además sufría un tumor maligno grave, optó por seguir el camino de la eutanasia que considera redentora: “No tendría consuelo si llegara a sentirme atrapado en un cuerpo que me ha traicionado. Perdería toda esperanza. Esto frenó mi sensación de pánico”.

La legislación sobre la eutanasia en Grecia

En Grecia, la eutanasia es un delito y de acuerdo con el Código Penal griego está calificada como un homicidio. Por esta razón ha puesto todo su empeño en cambiar este “trasnochado” marco legal, utilizando su experiencia personal para cumplir con esta misión.

La mayoría de los países europeos están “institucional y culturalmente” en la Edad de Piedra respecto al reconocimiento de la eutanasia, explica Alexandros. ¿Por qué? “Una explicación está en la religión porque el Cristianismo siempre ha opuesto una gran resistencia. Todas las autoridades rechazan aceptar que las personas tengan el derecho a decidir sobre su propia muerte, porque alguien que se ha ganado el derecho a decidir sobre su propia muerte es más susceptible de exigir mayores derechos y libertades durante su vida”.

“El derecho a la eutanasia, el derecho de cada uno a elegir la muerte que desea, pienso que es el mayor derecho fundamental individual. Creo que todos tenemos derecho a experimentar una muerte digna. Y no vernos forzados a estar en la cama de un hospital conectados a una máquina como un trozo de carne, irreconocibles para nuestra propia familia”.

La reacción de familiares y amigos

¿Cuál es la reacción de su familia?¿Qué dicen sus amigos?

“Mi hijo de 20 años se muestra muy tranquilo ante mi situación. Mi hija, tiene seis años y medio, y tendrá que hacer frente a mi desaparición. De momento no llega a comprender gran cosa”.

Alexandros dice que ninguno de sus familiares o amigos ha intentado influir para que cambie su decisión de acogerse a la eutanasia. “Nadie ha puesto ninguna objeción, ni resistencia. Están de acuerdo y apoyan mi decisión de seguir adelante con la eutanasia”.

Para él es todo un consuelo saber que tras su muerte, quedará su trabajo que será como una pequeña herencia para las futuras generaciones. Alexandros ha escrito el libro “Yo y mi muerte, el derecho a la eutanasia” que dará a mi hijo una oportunidad para hablar de mí y que ayudará a mi hija a comprender quién fue su padre, muerto cuando ella era todavía tan joven”, explica.

Escribir el libro ha sido como “una psicoterapia activa”, añade. Habla de sus experiencies y realiza un recorrido por su vida argumentando sobre el derecho de la humanidad a elegir la forma en la que terminar sus días, cuando no hay más esperanza para seguir viviendo. “Prefiero estar tranquilo y seguro para prepararme mejor, espiritual y moralmente para hacer frente, no a la muerte sino a la ausencia de vida”.

La eutanasia en el mundo

La eutanasia es una intervención deliberada con la intención de poner fin a la vida de un paciente que no tiene perspectiva de cura, por ejemplo, mediante una inyección letal administrada por un médico.

El suicidio asistido es un acto que intencionadamente ayuda a una persona a poner fin a su propia vida. El caso más común, es cuando se prescribe o se facilita un medicamento letal al enfermo. El suicidio asistido se utiliza con frecuencia en Estados Unidos y en el Reino Unido aunque sólamente en los casos de enfermedad terminal y en circunstancias muy excepcionales.

Actualmente la eutanasia es legal únicamente en Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Irlanda y Colombia mientras que el suicidio asistido está autorizado en Suiza, Alemania, Japón, Albania, Canadá y en los estados estadounidenses de Washington, Oregón, Vermont, Montana y California.

Holanda, Bélgica y Luxemburgo permiten tanto la eutanasia como el suicidio asistido.

Suiza permite el suicidio asistido si la persona que participa actúa desinteresadamente.

La legislación colombiana reconoce el derecho a la eutanasia.

En Estados Unidos, California ha sido el último entre los estados que han autorizado la práctica del suicidio asistido, tras Oregón, Washington, Vermont y Montana.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

siguiente artículo