Última hora

Leyendo ahora:

Aprender jugando: La clave del éxito escolar

learning world

Aprender jugando: La clave del éxito escolar

En asociación con

Jugar es algo esencial durante la infancia, pero ¿cómo adaptar el juego a una perspectiva académica? Muchos investigadores consideran que en los primeros años de la infancia, el juego ayuda a desarrollar habilidades cognitivas y es una base sólida para el aprendizaje.

Nuestro primer reportaje nos lleva hasta China, donde la vida escolar se caracterizó durante mucho tiempo por los métodos tradicionales y el aprendizaje de memoria. Vamos a conocer a una profesora que ha desarrollado un nuevo enfoque que pone el juego en el centro de educación infantil.

Mucho más que jugar a las casitas

Son casi las 9 de la mañana en Anji, en la provincia de Zhejiang y las clases están a punto de empezar. Pero en este jardín de infancia, los niños no se instalan en las aulas ante la pizarra, sino que pasan la mañana jugando al aire libre… Estas dos alumnas crean, construyen y juegan siguiendo con el concepto AnjiPlay

“Vamos a construir una tienda y una cafetería con un salón de té para tomar pastelitos.”

“La profesora nos ha dicho que podemos construir lo que queramos como queramos”.

Los niños de entre 3 y 6 años eligen cómo y con quién jugar y esto les permite hacer cosas que otros alumnos de preescolar no podrían hacer, como por ejemplo pintar un coche de verdad. El concepto fue creado por Cheng Xueqin hace 15 años. Desde entonces, se ha extendido a más de cien jardines de infancia en la zona de Anji…

“En la educación tradicional China, los maestros enseñan y los alumnos escuchan. Ahora les devolvemos a los niños el derecho a jugar. Tenemos que dejarles libres para que puedan jugar fuera. Los niños están felices y eso es muy importante en la vida. Además, aquí los pequeños pueden concentrarse en una tarea. Algo esencial durante el juego y que será una habilidad muy valiosa para sus futuros estudios.”

Jugar, contruir y dominar el lenguaje

Los maestros graban en vídeo a los niños durante sus actividades en el patio de recreo. Así pueden observarles y conocer mejor su comportamiento. Cada día, después de los juegos, hay una puesta en común sobre lo que cada cual ha aprendido. Ma Chunjuan es profesora de preescolar y sigue el método AnjiPlay en esta escuela:

“Hablar sobre lo que hacen es bueno para el desarrollo del lenguaje. Al describir y compartir sus experiencias, se atreven a hablar y toman la palabra. A veces, durante la construcción pueden encontrar dificultades, que se resuelven como un problema de matemáticas o que puede tener relación con otras materias.”

Lúdico y constructivo a la vez

La educación preescolar hace hincapié en la autonomía. Los niños se organizan ellos mismos a la hora del almuerzo y ayudan a recoger después de comer. Una suave música les ayuda a relajarse, para reposar la comida y echarse una pequeña siesta.

Bastan 10 minutos, para que la tranquilidad reine en esta escuela de 500 alumnos. Un concepto de aprendizaje mediante el juego se ha extendido a otras ciudades chinas e incluso a Estados Unidos, nos cuenta Cheng Xueqin:

“Este año, estuve en San Francisco, Boston y en Madison. En Madison, visité un jardín de infancia para personas desfavorecidas, en su mayoría de la comunidad afroamericana. Y allí realmente quieren implementar nuestro método en su escuela.”

Sin embargo, a Cheng Xueqin al principio le costó convencer a los padres, que tenían miedo de los riesgos o de que los niños se ensuciaran. Les tomó tiempo darse cuenta de las ventajas de aprender jugando, especialmente para una generación que ha tenido hijos únicos, como es el caso de Jin Zhichang:

“Al hacer estas construcciones, mi hijo juega con otros niños, tienen que cooperar juntos. A veces puede estar de mal humor o incluso se pueden dar situaciones violentas. Pero gracias a que se trata de un juego, poco a poco, su comportamiento a ido mejorando”.

14.000 niños, de entre 3 y 6 años participan en el proyecto AnjiPlay en la province de Zhejiang, China. Un método educativo que pronto integrará los estándares de la educación nacional preescolar e Infantil de China.

Shakespeare & ajedrez a los tres años

¿Es posible preparar a los niños para sus estudios universitarios desde muy jóvenes? ¿Tiene sentido enseñarle a un niño de 4 años el teatro de Shakespeare o jugar al ajedrez ? Si esto le suena raro le sorprenderá nuestro próximo reportaje sobre una escuela única en EE.UU..

En Nueva York, el tiempo parece que pasa a toda velocidad… Así que para algunos padres, no hay tiempo que perder en la educación de sus hijos.

Con los ojos puestos en la Universidad

Para su hijo pequeño, Juliet ha elegido un colegio infantil un poco especial de Manhattan. Jonas todavía no tiene 4 años, pero su madre ya tiene en mente una serie de objetivos para cuando sea mayor.

“Espero que vaya a la Universidad y termine sus estudios con éxito, no sé si en Harvard o en Yale… en la universidad que más le interese. Espero que pueda realizar buenos estudios universitarios y que pueda basarse en lo que haya aprendido en esta escuela.”

Shakespeare, marionetas y piezas de ajedrez

Incluso cuando se trata de divertirse, no se dejan cabos sueltos… Este espectáculo de marionetas se inspira en la obra “Romeo y Julieta” de Shakespeare. Un texto que generalmente se estudia en todo los institutos.

Ajedrez a los tres años

David Andrew Laws es actor profesional y forma parte de la asociación “Hamlet is not dead”:

“Sabe usted, es algo archiconocido que cuando los estudiantes llegan al instituto o a la universidad y tienen que estudiar la obra de Shakespeare suelen decir : Oh, no, no quiero tener que estudiar esto, no me gusta Shakespeare. Y a pesar de que nunca han leído o visto estas obras de teatro le tienen manía. Por eso, al relacionar Shakespeare con algo positivo lo antes posible, más tarde dirán: Lo conozco, me acuerdo, era muy divertido. Y nosotros les contamos la historia original, no es una adaptación, sino que incluye fragmentos del texto original.”

Además de la literatura, los niños aprenden a jugar al ajedrez de manera divertida. La asociación “Ajedrez a los tres años” colabora a menudo en este colegio. Esta actividad trata de estimular la inteligencia lógico matemática en los niños, nos explica Tyler Schwartz:

“Constatamos una mejoría en la capacidad de lectura y escritura de los niños entre un 10 y un 15% porque descubren historias mucho más complejas. Entre las ventajas de aprender a jugar al ajedrez está el que se ejercita la memoria y la capacidad de adaptarse a nuevas situaciones. Obtienen así mejores resultados no sólo en cálculo, también en lectura y escritura.”

La inscripción en la Goddard School cuesta 20.000 dólares anuales, el doble que en otras escuelas infantiles públicas de EE.UU. Un precio que muchos padres están dispuestos a pagar para que sus hijos tengan éxito.

“¿Es usted profesor o padre de alumno? ¿Cree que el juego tiene un importante papel en la educación y el desarrollo de los niños? Envíenos sus comentarios a través de nuestras redes sociales. ¡Hasta pronto!”

siguiente artículo

learning world