Última hora

Leyendo ahora:

Marcas de agua que desvelan misterios

science

Marcas de agua que desvelan misterios

En asociación con

Esta partitura fue escrita por Schubert antes de morir en 1828. Casi dos siglos después está siendo examinada con un innovador método desarrollado por científicos alemanes. En lugar de escanear los documentos con una luz normal, utilizan infrarrojos o radiación térmica, que no se ve entorpecida por la tinta u otros colorantes. El papel es situado entre una placa caliente y la cámara. Entonces es grabado con la cámara infrarroja.

“Cuando pongo el papel, la partitura, en la placa caliente, en ese momento puedo ver la marca de agua. Entonces puedo grabarlo y transmitirlo al ordenador. Y con un intervalo de unos pocos segundos puedo buscar la imagen en la que la marca de agua sea lo más clara posible, con la mayor cantidad de contraste, pero sin que me entorpezca la tinta. Así es como funciona”, apunta Hagen Immel, investigador del Berlin State Library

Hasta comienzos del siglo XX los principales fabricantes europeos de papel añadían una marca de agua. El papel era un producto caro y esa marca era algo así como un logotipo que daba distinción.

Las imágenes de marca de agua que detecta la cámara se almacenan en una base de datos para, posteriormente, poder establecer fechas y lugares de creación.

“Las marcas de agua son particularmente importantes cuando investigamos sobre documentos hechos a mano, especialmente para determinar su edad y donde fueron escritos. Son dos datos que podemos averiguar de una forma mucho más fácil gracias a esa marca de agua”, señala Martina Rebmann, jefe del departamento de Música de la Berlin State Library

Esta cámara también podría utilizarse para encontrar la marca de agua en obras como las que se encuentran en el Museo de Grabados y Dibujos de Berlín, una pinacoteca que cuenta con cerca de 68.000 partituras, la mayor parte de ellas aún sin investigar ni fechar.

Pese a ello no es barato. Cuesta unos 100.000 euros. Por eso el próximo paso es intentar abaratar sus costes para que instituciones medianas y pequeñas de todo el mundo puedan llegar a utilizarlo.

siguiente artículo