Última hora

Docenas de familias que por motivos de inmigración han vivido separadas durante años se reúnen y abrazan en las inmediaciones del Río Grande, junto a la frontera con México.

De manera ordenada y en grupos, las familias se acercaron de uno y otro lado de la frontera que divide ambos países y se reunieron en medio del río durante tres minutos. Una manera de denunciar las políticas de deportación y separación de familias del gobierno del presidente Barack Obama.

Publicidad
Publicidad

Más No Comment