Última hora

.Miles de feligreses bolivianos y de todo el mundo llegaron al cerro de Cota, en los alrededores de La Paz, donde se encuentra el santuario de la Virgen de Urkupiña, para pedirle favores.

La ceremonia comenzó cuando la imagen de la Virgen salió del templo de San Ildefonso de Quillacollo, desde donde se inició la peregrinación hacia el santuario.

Según la tradición, si un creyente logra romper una roca de un solo golpe, su deseo se cumplirá pronto. En cambio, si no logra romperla fácilmente, deberá esperar más tiempo para ver cómo su deseo se hace realidad.

Publicidad
Publicidad

Más No Comment