Última hora

Leyendo ahora:

Myanmar: Kofi Annan en misión por la minoría rohinyá, una de las más perseguidas del mundo

internacionales

Myanmar: Kofi Annan en misión por la minoría rohinyá, una de las más perseguidas del mundo

Publicidad

La líder de facto del Gobierno de Myanmar, Aung San Suu Kyi, ha recurrido a un puntal de la diplomacia para buscar soluciones a la situación de la minoría musulmana rohinyá. Kofi Annan, exsecretario general de Naciones Unidas y Nobel de la Paz llegó este martes al oeste de la antigua Birmania con un mensaje de unidad en este país cuyas múltiples minorías representan casi un tercio de sus 48 millones de habitantes

Kofi Annan:
“Para construir el futuro, las dos principales comunidades tienen que ir más allá de décadas de desconfianza y encontrar maneras de abrazar los valores compartidos de la justicia y la igualdad. Estamos aquí para ayudar a proporcionar ideas y consejos.”

Pero los budistas nacionalistas le han recibido con las espadas en alto. Estos manifestantes denuncian injerencias exteriores en los asuntos locales y piden la salida inmediata del país de Kofi Annan. Aquí, en el estado de Rakáin, en el oeste de Myanmar vive la minoría musulmana rohinyá, según la ONU, una de las más perseguidas del mundo. Se calcula que son entre 800 mil y 1 millón 300 mil personas sin derechos en un territorio poblado por un 90% de budistas. Según la versión oficial, llegaron procedentes del vecino Bangladesh a finales del siglo 19, en el momento de la colonización británica.

Y es la versión que han mantenido y defendido hasta ahora tanto los sucesivos Gobiernos como los budistas nacionalistas. En 1982, la Junta Militar estableció una lista de 135 etnias reconocidas en el país como “razas nacionales”, es decir, presentes antes de la llegada de los británicos. Los rohinyá quedaron por tanto fuera y se convirtieron en apátridas, ya que tampoco Bangladesh les reconoce la ciudadanía.

Más de 120.000 rohinyás viven hacinados en campos de desplazados desde el brote de violencia sectaria que estalló en junio de 2012 y acabó con la vida de 200 de ellos. Sus aldeas resultaron arrasadas y se registraron centenares de casos de violaciones y torturas. Numerosas ongs denunciaron un genocidio orquestado por las autoridades, grupos locales y monjes budistas.

Huir de las persecuciones y de la miseria es el destino de esta minoría que intenta salir regularmente de Birmania en embarcaciones improvisadas. Muchos mueren en la travesía, y los pocos que consiguen huir siguen siendo parias. En Bangladesh, su supuesta tierra de origen donde ya viven hacinados cientos de miles de rohinyás, no son bienvenidos.Tampoco Malasia ni el Goberno Indonesio acepta refugiados de esta minoría en sus países. La única esperanza para ellos reposa en la comisión gubernamental que apuesta por arreglar las cosas dentro de las fronteras birmanas.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

Traducción automática

siguiente artículo