Última hora

Última hora

Simón Peres (1923-2016)

Durante casi 70 años de carrera política las opiniones sobre Simon Peres han estado siempre fuertemente divididas, sobre todo en Israel.

Leyendo ahora:

Simón Peres (1923-2016)

Tamaño de texto Aa Aa

Durante casi 70 años de carrera política las opiniones sobre Simon Peres han estado siempre fuertemente divididas, sobre todo en Israel.

En julio de 2014, poco antes del final de su mandato presidencial, Peres escribía en la misma línea sus deseos de paz y su apoyo a la guerra llevada a cabo en Gaza contra Hamás.

“Obviamente no nos interesan las guerras, dijo. No consideramos a la gente de Gaza como a enemigos. Yo también he visto las imágenes que llegan desde allí. Son terribles. Pero solo ellos pueden pararlas, la gente de Gaza y los terroristas”.

Solo unos días después, el 24 de julio, Peres se despedía de la Knesset.

“Os quiero a todos. Quiero dar las gracias a mi familia. Gracias desde el fondo de mi corazón”, afirmó.

Nacido en Polonia, Simon Peres llega en 1934 a la Palestina británica con sus padres. Bajo la protección de David Ben Gurion en 1947 se alista en las fuerzas israelíes de defensa.

En 1952, se convierte en Director del Ministerio de Defensa y dirige el programa secreto para dotar a Israel de una fuerza de disuasión nuclear.

Participa en el Gobierno de Golda Meir y, al frente de la cartera de Defensa, dirige la retirada por etapas de las tropas israelíes de la Península del Sinaí acordada en 1975.

Junto con su eterno rival, Isaac Rabin, Peres es el cerebro de las negociaciones con los palestinos que condujeron a la inmensa ola de esperanza que supusieron los Acuerdos de Oslo en 1993.

Un año después, los tres protagonistas de este hito diplomático, Peres, Rabin y Arafat reciben el Nobel de la Paz. En aquel momento, todo el mundo creía posible la paz en Oriente Próximo.

Pero la paz también tiene sus enemigos. El 4 de noviembre de 1995, al final de un mítin en Tel Aviv, Isaac Rabin es asesinado por un extremista israelí. Simon Peres asiste al crimen. El proceso de paz no conseguirá levantar cabeza.

Si hubiese ganado las elecciones de 1996 frente a Benjamin Netanyahu, tal vez la historia habría sido diferente, pero en esa ocasión, como en otras cuatro posteriormente, las urnas le dan la espalda. Los azares de la historia le conducen a la Jefatura del Gobierno en dos ocasiones.

En 2005 sorprende a propios y extraños abandonando el Partido Laborista para unirse a una nueva formación, Kadima, fundada por Ariel Sharon, su rival en la política y amigo en la vida civil.

En la formación centrista ocupa el puesto de viceprimer ministro que mantiene cuando Ehud Olmert remplaza al exgeneral, víctima de un accidente vascular cerebral en 2006.

Bajo esa etiqueta se presenta a las elecciones presidenciales y es elegido en la segunda vuelta por la Knesset, en 2007. Con la función presidencial, este todo terreno de la política israelí, que nunca llegó a ser profeta en su tierra, puso el colofón a su excepcional trayectoria.

En junio de 2014, el papa Francisco invita a Peres y al presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, a participar en una jornada de oración por la paz en Oriente Próximo.

Estas fueron las palabras de Peres en el Vaticano:

“No se puede alcanzar la paz fácilmente. Exige sacrificio y compromiso. Nosotros todavía debemos cumplir esa misión para la humanidad”.