Última hora

Leyendo ahora:

Conseguir el pasaporte del Brexit


insiders

Conseguir el pasaporte del Brexit

ALL VIEWS

Teclear para averiguar

El rompecabezas de las nacionalidades tras el Brexit.

En King Street, uno de los barrios más ajetreados de Londres viven muchos polacos. Por ejemplo Mirek e Izabela Pluszczok, los tenderos de un supermercado especializado en productos de su país.

Poco después del referendum sobre el Brexit, varios extremistas británicos vinieron a la tienda, insultándoles e instándoles a que se fueran del país. Desde entonces, la policía realiza una ronda diaria y para en el establecimiento.

Hace dos años que lo tienen. Comentan que con la caída de la libra esterlina ahora cuesta más importar pepinillos en escabeche y otras delicias gastronómicas polacas. Pero lo que más le duele a Izabella son las coletillas diarias que acompañan al Brexit. Según ella, “estar aquí no es muy agradable. Los británicos no nos quieren, es lo que sentimos. La situación es rara. Y por otro lado todo el mundo tiene miedo. Es gracioso a veces, porque tenemos algunos clientes ‘elegantes’ a quienes les gusta la comida polaca, que votaron “no”. Y dicen: queremos salir de la Unión Europea porque no queremos inmigrantes aqui. Pero luego, cinco minutos después, te dicen: Sí, bueno, la señora de la limpieza es polaca, tengo una cuidadora polaca para mis hijos. Asi que, digo yo: si no nos queréis aquí, ¿quién va a hacer todo eso por vosotros? Venga ya, es de sentido común.”

Desde el Brexit los delitos por discriminación han aumentado. Izabela no va a pedir el pasaporte británico. Si las cosas se ponen feas, instalará su negocio en otro país de la Unión; o volverá a Polonia.

Nuestro reportero Hans Van der Brelie se pregunta “que harán los 800.000 polacos que viven en el Reino Unido, tras el Brexit.” Insiders: After Brexit - Part 1

Cuando Polonia pasó a formar parte de la Unión Europea, el gobierno británico no aplicó ningún periodo de transición para los emigrantes polacos. Comparando cifras, entre 2004 y 2015, su número en el Reino Unido se multiplicó por ocho.

En Lewishan, al sureste de Londres, nos da cita Monika Nawrot. Es responsable de Recursos Humanos y vive en Londres desde 2005.

Con el Brexit, Monika quiere un pasaporte británico cuanto antes. En el examen de naturalización preguntan cosas como ¿qué es el Big Ben?: ¿el nombre de un personaje de una serie infantil o el reloj del Parlamento?

Es una persona abierta, le gusta la música, se rie con sus amigos; pero el resultado del referendum ensombreció su optimismo natural. Confiesa que lo que ocurra “con el Brexit me preocupa un poco por la incertidumbre de lo que vaya a pasar. ¿Van a permitir que me quede? Tengo una hipoteca ¿qué va a pasar? ¿Van a obligarme a vender el piso y a volver? No tengo ni idea”.

Para hecerse británico hay que mirar con lupa los archivos personales. Mónica se ha pasado los fines de semana buceando en su pasado, porque ha tenido que probar que en estos cinco años no ha estado mucho tiempo fuera del Reino Unido. Explica que ha tenido que especificar todas las fechas en las que estuvo “de vacaciones en España, en Italia, etc. y necesitaba dar los días concretos no sólo el mes. Así que he tenido que ponerme a ello, recordar y apuntar fechas. Obviamente también te piden el P60 (un formulario en el que aparecen los ingresos, NdT) facturas, y quizás la confirmación de los contratos en curso”.

Pawel Wargan es un abogado de origen polaco con base en Londres. El día después del referendum, puso en marcha un número de ayuda en ocho idiomas. Los europeos que vivan el Brexit dentro del Reino Unido pueden señalar delitos por discriminación u obtener consejos ligados a su estatuto legal. Su principal mensaje es: no se preocupen; pero sigan al tanto de las decisiones y las modificaciones legales que se produzcan. Wargan dice que “Theresa May es bastante proclive a conservar la opción de poner límite a la libre circulación de personas, para reforzar su posición con la Unión Europea; lo cual genera mucha incertidumbre. Imagínese que vamos a ver a una familia que lleva diez años viviendo aquí y le decimos: “le permitimos quedarse”. Creo que eso es lo que pasará al final; porque le recuerdo que hay alrededor de un millón de británicos viviendo en la Unión y reclaman derechos recíprocos. Así que tanto la Unión Europea como Gran Bretaña deben garantizar ese derecho; aunque no puedo afirmar que así será con total convencimiento”.

Frances Shipsey se ha pasado dos horas para volver a casa después de su jornada laboral en una biblioteca universitaria de Londres. Nació en el Reino Unido y siempre ha tenido pasaporte británico pero muy pronto tendrá doble nacionalidad.

El hecho de que el Reino Unido vaya a salir de la Unión Europea no sólo da miedo a polacos, alemanes, rumanos, italianos y otros europeos que viven en la isla; también tiene en vilo a algunos británicos como Frances su marido Martin y su hija Fiona. La adolescente comenta que muchos de sus amigos “habían pensado vivir y estudiar e Europa durante un año, pero ahora se lo están pensando porque igual va a ser difícil o muy caro hacerlo”. Su madre dice que aún tienen “la tarjeta sanitaria europea para cuando vamos de vacaciones, menos mal que aún estamos en la Unión. Esta es una de las razones prácticas por las que quiero pedir pasaporte irlandés: quiero seguir formando parte de la Unión Europea y beneficiándome del hecho de tener pasaporte comunitario”, comenta.

Su marido, Martin, es escocés. Si el referendum sobre la independencia de Escocia se repite otra consecuencia potencial del voto del Brexit la familia Shipsey podría terminar con tres pasaportes: británico, escocés e irlandés.

Fiona comenta que ha estado hablando mucho con sus amigos del Brexit en el instituto “y a todos les la rabia lo que pasa. Todos queremos seguir contando con la Unión Europea y el resto de Europa y nadie quiere que se rompan los vínculos que hay”. Su madre la tranquiliza, diciéndole que “ha echado un vistazo al sitio web de la embajada para ver qué se necesita para pedir pasaporte irlandés y he visto dice que puedo ser irlandesa y pedirlo. Tú también, por tus abuelos y por mí si, lo pido”. Fiona responde que no se siente “irlandesa para nada. Sólo he ido allí una vez. Siempre me he sentido londinense, pero me gusta tener ese vínculo contigo y con mis abuelos y es un consuelo saber que puedo seguir siendo ciudadana de la Unión si tengo pasaporte irlandés. Asi que espero tenerlo”.

Nuestro reportero ha viajado también hasta el sur de Francia. Se pregunta, qué va a ocurrir con los británicos que viven en este país tras el Brexit. Insiders: After Brexit - Part 2

En Lyon, donde las aguas del Saona se juntan con las del Ródano, vive Dave Eales, el propietario del pub más británico de la ciudad: “The Smoking Dog”. Dave ha tomado la decisión de pedir la nacionalidad francesa. Está finalizando los trámites para su demanda de naturalización. Hace años que este empresario británico pensaba que, pagando aquí sus impuestos, le gustaría tener voz y quería pedir la nacionalidad francesa, pero atrasaba una y otra vez el trámite. A la pregunta de ¿cómo está influyendo el Brexit en su vida? Dave Eales responde que, en cuanto cayeron los resultados del Brexit se dijo: “venga, reune los papeles, monta el dossier y veamos qué pasa. Pensé en las consecuencias para mis tres hijos. Mi mujer es británica y también se lo está pensando. La consecuencia es que podré seguir con el negocio que tengo en Francia sin temer a lo desconocido”.

“The Smoking Dog” no es sólo un pub, es el punto de encuentro de los británicos expatriados en Lyon. Hace semanas que el Brexit está en los labios de los clientes. Muchos, van a solicitar la nacionalidad francesa. La salida del Reino Unido de la Unión Europea es el principio de otra aventura histórica; y para algunos con ella llega la hora del adiós.

ALL VIEWS

Teclear para averiguar

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

Traducción automática

siguiente artículo

insiders

La extrema derecha en auge en Europa, ¿por qué?