Última hora

Última hora

Rosetta impacta contra el cometa que ha perseguido durante 12 años

El viaje de Rosetta ha terminado con un suicidio programado, celebrado por la Agencia Espacial Europea (ESA) como un éxito.

Leyendo ahora:

Rosetta impacta contra el cometa que ha perseguido durante 12 años

Tamaño de texto Aa Aa

El viaje de Rosetta ha terminado con un suicidio programado, celebrado por la Agencia Espacial Europea (ESA) como un éxito.

La sonda llevaba ya doce años en el espacio y dos orbitando en torno al cometa Chury para estudiarlo. Este viernes los ingenieros de la Agencia Espacial Europea ha hecho que choque contra él. Rosetta tocó la superficie del cometa a una velocidad de 3,2 kilómetros por hora y mandó datos durante 40 minutos más antes de apagarse para siempre.

El movimiento ha sido fatal, pero la ESA espera que sus últimos minutos de vida sirvan para obtener una ingente cantidad de información de la zona más próxima al cometa.


Foto: ESA/Rosetta/NavCam

La Agencia Espacial Europea puso en marcha la misión Rosetta en 1993 para estudiar cómo se formó el Sistema Solar. Los cometas, que tienen más de 4.500 millones de años son uno de sus elementos más primitivos, una especie de fósiles del universo que suponen un gran filón para obtener información sobre ese lejano origen.

En 2004 se lanzó la sonda al espacio. Tras diez años de viaje espacial intentando alcanzar la velocidad necesaria, en 2014 llegaba a su destino: la órbita del cometa Curymov-Gerasimenko, más conocido como “Chury” o P67. Desde entonces ha estado girando a su alrededor recogiendo información y analizando datos in situ.

Rosetta ha encontrado en el cometa agua, alcohol y oxígeno, y ha permitido identificar algunos compuestos orgánicos que serían indispensables para la vida. Aunque no todos sus hallazgos serán explotables – el agua localizada en su superficie no servirá para estudiar el agua de la Tierra, por ejemplo- sí permitirán a los científicos desmontar ciertas teorías sobre el origen de nuestro sistema.

Lo que también ha localizado Rosetta ha sido a su compañera de viaje. La pequeña sonda Philae tenía como misión aterrizar sobre el cometa, pero desde que llegó a su superficie, en 2014, no se había vuelto a saber de ella. Hasta este mes, cuando las fotos de Rosetta mostraron que se encontraba en una zona rocosa.

Foto: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team; context: ESA/Rosetta/NavCam

Una muerte anunciada

Rosetta es una misión pionera en muchos sentidos. Es la primera en ir al encuentro de un cometa y en aterrizar sobre él, pero también en utilizar paneles solares como fuente de energía para una operación tan lejana al sol.

La sonda se encontraba a 700 millones de kilómetros de la tierra y a 500 millones de kilómetros del astro rey, por lo que los científicos calculaban que no tendría energía suficiente para continuar siguiendo al cometa, que se aleja cada vez más del sol.

Es por ello que, antes de perder el control decidieron utilizar este último impulso para explotar al máximo la cercanía con el cometa.

El jueves por la noche, cuando Rosetta estaba a unos 20 kilómetros de él, comenzó un denscenso de 14 horas que culminó este viernes por la tarde. La caída ha proporcionado una oportunidad única para tener imágenes de alta calidad y analizar los gases y el polvo que se concentran en torno al cometa.
La nave no estaba preparada para aterrizar con lo que el golpe ha sido fatal y ha quedado incrustada para siempre en el cometa.


Foto: ESA/Rosetta/NavCam

La ESA ha elegido con esmero su último destino el lugar del impacto. La nave sobrevoló una zona de pozos de los que emanan columnas de polvo y que presentan unos promontorios que la agencia espera poder estudiar. Las fotos, tomadas desde la distancia más próxima nunca antes registrada, deberían permitir analizar los detalles de la superficie en busca de respuestas sobre el origen del cometa.

Aquellos que quieran pueden seguir la última travesía de la sonda en la página web de la ESA.