Última hora

Última hora

La campaña por la presidencia en Estados Unidos sube de tono

La ex Miss Universo, Alicia Machado vuelve a inmiscuirse en el debate después de que Hilary Clinton descalificara a su rival republicano por haber arremetido contra la venezolana a la que calificó de

Leyendo ahora:

La campaña por la presidencia en Estados Unidos sube de tono

Tamaño de texto Aa Aa

Machado sostiene que el magnate la maltrató cuando estuvo al cargo del concurso de Miss Mundo. Recientemente la llamó “Mis cerdita”, insultos que han centrado la campaña en el carácter de Trump.

“Su último traspié en twitter es desquiciado incluso para él. Prueba, una vez más, que su temperamento es incompatible con la función de presidente y de comandante en jefe”, ha dicho Clinton durante un mitin en Coral Springs, Florida.

“¿Ayudó la corrupta Clinton a la asquerosa Alicia Machado a convertirse en ciudadana estadounidense para poder usarla en el debate?”, arremetió Trump durante la madrugada del viernes en su cuenta de twitter.

La candidata Hillary Clinton sacó a relucir la polémica durante el debate del lunes 26 y recordó que su oponente llamó “Miss cerdita” y “Miss empleada doméstica” a la venezolana solo por el hecho de ser latina.

“Donald, ella tiene un nombre. Su nombre es Alicia Machado. Y ella se ha convertido en ciudadana de Estados Unidos y puedes apostar que va a votar en noviembre”, dijo Clinton durante el debate.

Esta polémica podría beneficiar a Clinton en su campaña por Florida, el tercer estado con mayor potencial de electorado latino. Mientras Clinton enfoca su discurso en las minorías Trump ha hecho hincapié en la pérdida de puestos de trabajo. “Clinton, ha dicho durante un mitin en Michigan, ha obtenido donaciones procedentes de sectores ecónomicos que han arrasado las fábricas haciendo huir los puestos de trabajo no solo en Michigan, también en otros estados. Se enriquece haciendo que vuestros trabajos y vuestro dinero se vayan de vuestro estado.”

Trump que, según los sondeos perdió el debate del pasado lunes promete ataques aún más duros contra Hilary Clinton en el próximo cara a cara del 9 de octubre.

“La nada estelar actuación de Donald Trump en el debate del lunes ha sumido en el caos su campaña. En una conversación telefónica con los encargados de su campaña, sus colaboradores más cercanos dejaron claro que el candidato republicano está enfadado con ellos por admitir ante los periodistas que perdió el debate y por decir que tiene que seguir sus consejos. Trump quiere que sus seguidores hagan una enérgica defensa de su actuación y se nieguen a decir que no ganó.

Mientras tanto, Trump está lanzando el rumor de que hablará de los pasados escándalos sexuales protagonizados por Bill Clinton en el próximo debate. Una táctica que el equipo de campaña de Hillary Clinton está listo a contrarrestar y con la que los republicanos en el Congreso se encuentran incómodos. Después de todo, Trump ha tenido su propia turbulenta historia marital, no necesariamente en sintonía con los valores conservadores. El próximo debate es el 9 de octubre, en Saint Louis”, explicaba Stefan Grobe, corresponsal de euronews en Washington.