Última hora

Última hora

Alepo, una tragedia siria

Esto no está pasando en otro planeta, es el este de Alepo, el hogar de 250.

Leyendo ahora:

Alepo, una tragedia siria

Tamaño de texto Aa Aa

Esto no está pasando en otro planeta, es el este de Alepo, el hogar de 250.000 personas.

Los bombardeos del ejército sirio y ruso han destruido totalmente zonas controladas por los rebeldes y han causado la muerte de decenas de civiles, muchos de ellos niños.

Esta situación ha originado que un gran número de personas se movilicen en todo el mundo y que se haya creado una petición online de recogida de firmas para evitar que continúe la masacre. Decenas de activistas o profesores universitarios ya la han firmado.

Además, este viernes, el semanario alemán, Stern optó por “guardar silencio” en su página web.

Sus editores decidieron publicar sólo fotografías de la vida cotidiana en Alepo para denunciar la poca cobertura que estaba teniendo la ofensiva en los medios de comunicación.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon ya había alertado a la comunidad internacional acerca de la gravedad de la situación el mes pasado, después de que se atacara un convoy con ayuda humanitaria: “Se perpetró un ataque salvaje y aparentemente de forma deliberada a un convoy de ayuda humanitaria de la Media Luna siria. Este es sólo un ejemplo. Como resultado la ONU se ha visto obligada a suspender la ayuda humanitaria”.

Hace dos semanas, el ejército sirio y Rusia lanzaron un gran ataque aéreo en el este de Alepo. Ahora la zona es una ciudad fantasma.

“Aquí no vive nadie” dice Abu Al Yaman, uno de los residentes en el barrio, “sólo dos o tres familias en toda la zona. Ya cortaron el agua hace un año y medio y no hay electricidad”.

En Ginebra, Staffan de Mistura, el enviado especial de la ONU para Siria, dijo este jueves que los barrios ocupados por los rebeldes pueden ser totalmente destruidos en muy poco tiempo si la ofensiva continúa: “Como mucho tardarán dos meses, dos meses y medio, en destruir toda la parte este de Alepo. Hablamos en particular de la parte vieja de la ciudad. Y miles de ciudadanos, no terroristas, morirán”.

Después de haberse suspendido el alto el fuego entre EE. UU. y Rusia, el mundo mira impotente como se desarrolla la tragedia.