Última hora

Última hora

Aromas de Perú: del café floral al cacao con sabor a mango

Leyendo ahora:

Aromas de Perú: del café floral al cacao con sabor a mango

Tamaño de texto Aa Aa

¿Sabían que el cacao de la selva peruana puede alcanzar hasta 20 sabores diferentes?

¿Sabían que el cacao de la selva peruana puede alcanzar hasta 20 sabores diferentes? ¿Y que en los Andes se encuentran algunos de los tipos de café más raros del mundo?

Punto de vista

Perú ocupa el octavo puesto entre los principales países productores de cacao en el mundo

Comercio Justo

  • La producción de café llegó al Perú en el siglo XVIII. La variedad “Typica” representa el 60% de las exportaciones del país.
  • Hay más de 110.000 productores de café en el Perú.
  • Alrededor del 15% al 25% de los productores de café son miembros de cooperativas vinculadas con las redes internacionales de Comercio Justo.
  • Perú es el tercer mayor productor de cacao en América Latina.

En Life esta semana hablamos de comercio justo en Perú, donde visitamos una plantación de café y otra de cacao. Allí, en las montañas cercanas a los Andes aprendemos cómo se cosechan y se producen dos de las productos más consumidos en el mundo.

En la cooperativa de cafe Huadquiña, en los Andes, al sur de Perú, cerca de Machu Picchu, Jorge, uno de los cerca de 300 socios, sube cada día, de junio a octubre, a la montaña para recoger los granos de café.

Es difícil llegar hasta allí, ya que su plantación va desde los 1.300 metros a los 2.400. La cosecha se realiza con la ayuda mutua de los miembros de la familia o los vecinos. Es un trabajo de equipo.

Proceso de producción y cosecha

“El departamento técnico nos capacita de cómo tenemos que cosechar el café, y no solamente cosechar, sino cómo seleccionar las semillas, cómo hacer el vivero, cómo hay que hacer en las plantaciones, el manejo, la fertilizacion”, explica Jorge.

La cooperativa entrena a los agricultores para mejorar sus plantaciones de café orgánico, animándoles a invertir parte de los beneficios del comercio justo en prácticas sostenibles, como la cosecha selectiva y el remplazo de plantas viejas. El resultado es un café de mejor calidad.

La cooperativa compra o el “Pergamino” (la semilla seca con cáscara) o el fruto, que empieza a ser procesado el mismo día que se recibe. Se elimina la pulpa y se deja fermentar la semilla alrededor de 20 horas y al final se lava y se seca.

“Obtenemos un producto homogéneo en calidad. Tratamos que los niveles se mantengan constantes y no bajen.Con respecto a los precios solamente le damos un adelanto al socio del 80%. Cuando se vende generalmente la diferencia supera este 20%, que puede llegar al 50-60%”, cuenta Hebert Quispe Palomino, manager de la Cooperativa Huadquiña.

“Casi el 80% de nuestra producción se va al mercado del Reino Unido.Y el otro porcentaje lo estamos vendiendo a Estados Unidos y a Canadá y a una parte de Europa”, añade.

La cooperativa ha trabajado duro desde su fundación hace 52 años para abrir más mercados a los pequeños agricultores. Las mejoras de calidad proporcionan ahora acceso a mercados especiales, que solicitan cafés con calidades exclusivas.

Benjamin Schweitzer, comprador de café, está aquí para elegir cafés especiales para una empresa privada de importación y exportación.

“La variedad que se encuentra en esta región, Typica, es una de las más antiguas de café, pero es difícil de encontrar porque no es resistente a algunas de las plagas que afectan a la producción de café”, asegura Benjamin.

Degustación de café

La variedad Typica es floral, tiene un cuerpo cremoso, y una especie de acidez cítrica. La elección de Benjamin se basa en el aroma, la acidez de la fragancia, el dulzor del cuerpo, todos los diferentes aspectos que crean una taza de café completa.

“Decidimos lo que vendemos como café especial, que pagaremos como premium al productor, y lo que vendemos como café de comercio justo normal, del que el productor seguirá recibiendo un precio mínimo garantizado en base a la certificación”, aclara Benjamin.

Del café de Santa Teresa al cacao de Quillabamba

Dejamos las plantaciones de café de Santa Teresa siguiendo el río Urubamba y cruzando los Andes para llegar hasta la ciudad de Quillabamba.

Allí nos encontramos con Edwin, quien nos lleva a las plantaciones de cacao orgánico de la Cooperativa Urubamba.

“Tenemos dos variedades, el cacao chuncho y el cacao hybrido. Ahora nos encontramos en una parcela de cacao hybrido. El cacao hybrido es en cantidad, pero en calidad es el cacao chuncho”, aclara Edwin Cuentas Chacon, director del programa de cacao orgánico de la cooperativa.

“El cacao chuncho tiende a diferentes sabores. A plátano, a rosa, hasta el sabor mango podemos encontrar en el cacao chuncho”, detalla.

Chuncho es la variedad local, que también es difícil de cosechar. La cooperativa cuenta con 141 asociados en el programa de cacao orgánico. Todos ellos son pequeños productores. Sus plantaciones varían de un promedio de media hectárea hasta cinco y producen cerca de 10 quintales (1.000 kg) por hectárea. Los granos se procesan, se seleccionan y se almacenan en parte en la cooperativa.

“Nuestro objetivo tambien es, a través de apoyos y proyectos, incentivar el cultivo del chuncho en cantidad”, puntualiza Edwin.

Perú: octavo productor mundial de cacao

Perú ocupa el octavo puesto entre los principales países productores de cacao en el mundo y el tercero en América.

Nuestro viaje a Perú termina aquí en Quillabamba con los productores de cacao y café. Para volver a ver nuestras tres ediciones de Perú Life, lo pueden consultar en nuestra pagina web euronews.com”.