Última hora

Leyendo ahora:

Asistimos al rodaje de la película húngara "El ladrón del Whisky"


cinema

Asistimos al rodaje de la película húngara "El ladrón del Whisky"

En asociación con

El filme relata la vida de Attila Ambrus. Attila asaltó unos 30 bancos en la década de los 90. Sus operaciones duraban apenas unos minutos y siempre se bebía un vaso de whisky antes de pasar al acto.

“Me dió miedo ver algunas escenas porque yo no era tan agresivo cuando robaba bancos. Al principio no era muy amable pero después me dí cuenta de que mostrándome seguro de mí mismo todo salía mejor. El actor que interpreta mi personaje lo hace realmente bien”, explica Ambrus, el verdadero ladrón.

Attila Ambrus nunca hizo daño a nadie durante los asaltos. Se ganó así la simpatía de muchos húngaros.

“No interpreto a un ladrón cualquiera, interpreto a Attila Ambrus. Es alguien complejo, con una personalidad muy extravagante. Yo también he atravesado momentos difíciles por eso entiendo que hay situaciones que pueden destruirnos. Pero Attila era alguien fuerte que volvía a levantarse después de cada crisis. Pasó doce años en una prisión y hoy trabaja como cualquiera. Cuando hablas con él no imaginas que ha estado en la cárcel tanto tiempo”, explica Bence Szalay, el protagonista.

Attila Ambrus escapó de su celda situada en el séptimo piso de una prisión gracias a una cuerda construida con sábanas. Pero era muy corta y tuvo que saltar desde una altura de ocho metros.

Abandonado por su madre, Attila creció con su abuela. Cuando ésta murió empezó a cometer atracos. Siempre actuaba solo.

“Nunca he intentado juzgar a nadie porque yo también he cometido muchos errores en la vida. Siempre he visto a Attila como alguien que tuvo una infancia difícil. Tenía apenas un año cuando murió su madre y diez cuando murió su abuela. Es cierto que su situación no justifica lo que hizo pero siempre lo hemos considerado como alguien que quiso simplemente salir adelante”, asegura el director de la película, Nimród Antal.

Un accidente de coche es una de las pocas escenas en las que el actor principal fue remplazado por un doble.

“Cuando la escena del coche comienza tienes que estar muy concentrado porque algo puede salir mal. Tuve que lanzar el coche que conduzco contra otros vehículos aparcados en la calle. Creo que todo ha salido bien”, dice el doble, Laszló Juhász.

Tanto el director como el productor de la película han querido que las escenas se acerquen a la realidad. Attila solía escaparse en coche tras robar un banco. en alguna ocasión su huída estuvo llena de obstáculos.

En el filme las escenas de acción han sido ligeramente exageradas.

“El 80% de la historia de la película es real. Muy pocas escenas son pura ficción. Hoy rodamos el décimo atraco. Attila se escapó en un coche. Los accidentes también son verdaderos en la película, no utilizamos efectos especiales. Dos coches chocan realmente”, explica el productor Tamás Hutlassa.

En otra de las escenas de la película, Attila Ambrus cruza la frontera entre Hungría y Rumanía escondido debajo de un tren.

Selección del editor

siguiente artículo

cinema

"Soy Nero", un hombre que lucha por su identidad