Última hora

Leyendo ahora:

La derrota talibán de 2001 no ha dado más derechos a las mujeres afganas


Afganistan

La derrota talibán de 2001 no ha dado más derechos a las mujeres afganas

Han pasado 15 años desde que empezó la guerra de Afganistan que desalojó del poder a los talibanes. Pero los derechos de las mujeres siguen siendo pisoteados.

Un solo ejemplo en Paktita, una de las provincias más pobres y apartadas del país donde las mujeres denuncian la ausencia de cárceles.
Una joven de 18 años que explica su caso bajo el anonimato del burka ha sido condenada a año y medio de prisión nada menos que por adulterio. Como no hay cárceles está obligada a cumplir pena en la casa de un jefe tribal.

Explica: “Dios prohíbe que una mujer esté en casa de un anciano como estoy yo y tolere malos tratos, porque no haya nadie aquí para que cuide de ella y preste atención a sus peticiones. Le pido al departamento del gobierno y asuntos de la mujer que construyan una prisión para mujeres aquí para que podamos cumplir condena en la cárcel y no en casas de ancianos”.

Aisladas de sus familias las mujeres están a merced de los hombres que las confinan. Trabajan como sus criadas sin retribución alguna. Aquí las normas tribales de la etnia pastún se aplican por encima de cualquier otra ley.

Uno de los líderes tribales afganos de la zona, equivalente a un cacique de aldea en España, Galil Zadran, lo explica: “Cuando una mujer o una niña cometen un acto que es considerado delictivo el comandante de policía o el gobernador me llama y me dice ‘no tenemos ninguna cárcel de mujeres aquí, así que si es posible, custódiala tú. Así que las mantengo a salvo y las vigilo hasta que hayan cumplido su condena”.

No es que todas las mujeres en este régimen de detención sufran malos tratos, es que no tienen ningún recurso legal y los riesgos de abusos son muy altos”.

La responsable de asuntos de la mujer en la zona, Bibi Hawa confirma la situación: “La situación está en un punto que una vez más son las mujeres las que salen perdiendo. El principal desafío para las mujeres en Paktika en este aspecto es no tener una cárcel y una casa segura para cuando sean puestas en libertad.

La mitad de las mujeres presas en Afganistán cumplen condena por lo que la ley afgana llama “crímenes morales”, es decir relaciones extramatrimoniales, según documenta Human Right Watch.

Las cárceles de Afganistán, tanto de hombres como de mujeres, han sido repetidamente denunciadas por hacinamiento e insalubridad. El caso de Fawzia muestra cómo el derrocamiento de los talibanes en 2001 apenas ha generado ventajas y derechos en regiones remotas de Afganistán.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo

internacionales

Putin cancela su visita a París mientras que Hollande se muestra dispuesto a dialogar sin "simulacros"