Última hora

Última hora

Francia no cree que haya que imponer sanciones a Rusia por su política en Siria

De “intolerable” y “dramática” han calificado la situación en Siria los ministros de Exteriores de Francia, Italia y Alemania reunidos en Roma.

Leyendo ahora:

Francia no cree que haya que imponer sanciones a Rusia por su política en Siria

Tamaño de texto Aa Aa

De “intolerable” y “dramática” han calificado la situación en Siria los ministros de Exteriores de Francia, Italia y Alemania reunidos en Roma. Rusia ha estado en el ojo del huracán de sus críticas, como responsable, por su apoyo al régimen de Damasco, tanto de los cruentos bombardeos sobre Alepo, como de la imposibilidad de encontrar una salida negociada a la guerra.

“Apostamos por la probabilidad de que Rusia contribuyera de forma positiva a la solución de la crisis en Siria, a través de su influencia sobre el régimen de Assad, pero en las últimas semanas no ha sido el caso”, se lamentó el jefe de la diplomacia italiana Paolo Gentiloni, quien calificó de “inaceptable” la intención del presidente sirio de destruir una parte de Alepo solo para conquistar la ciudad.

El ministro francés, Jean-Marc Ayrault también condenó la actuación de Rusia, pero opinó que el objetivo ahora no debe ser imponer sanciones a Moscú sino lograr un cese de los bombardeos para “acabar con esta masacre”, dijo. “La prioridad no es entrar en un ciclo de sanciones. Nuestra prioridad y determinación es convencer a todo el mundo para que cesen los bombardeos sobre Alepo, permitir el acceso de la ayuda humanitaria, y retomar tan pronto como sea posible el proceso político”.

En cuanto al jefe de la diplomacia alemana, Frank-Walter Steinmeier, ha estimado que lo que la comunidad internacional se juega en Siria es su credibilidad moral. “No se trata solo de nuestra responsabilidad política. Ver las imágenes que cada día llegan de Alepo, escuchar las noticias que escuchamos, se trata de nuestra responsabilidad moral”.

Pese a los fracasos para poner fin a la guerra en Siria, las potencias mundiales y regionales se reunirán el fin de semana en Europa, bajo los auspicios de Estados Unidos y Rusia, para intentar imponer el enésimo cese el fuego.