Última hora

Leyendo ahora:

Toulouse recuerda a Shakespeare con "Beatriz y Benedicto", de Berlioz


musica

Toulouse recuerda a Shakespeare con "Beatriz y Benedicto", de Berlioz

En asociación con

Hector Berlioz, uno de los principales compositores románticos franceses, tuvo como gran inspiración a Shakespeare. Este año se celebra el cuarto centenario de la muerte del autor inglés. En Toulouse, al sudoeste de Francia, se recuerda al autor con la última ópera de Berlioz, Beatriz y Benedicto, inspirada en la obra “Mucho ruido y pocas nueces” de Shakespeare.

Tito Ceccherini, director de orquesta: “Ha sido muy emocionante estudiar esta ópera. Después de un tiempo, finalmente he conseguido dominar esta obra. Semanas antes de llegar a Toulouse, aún no podía decir que había logrado “digerir” esta pieza por completo. Después de escucharla una y otra vez, finalmente pude aceptar cada nota de Berlioz, incluso las más sorprendentes que hoy en día siguen siendo tan inspiradoras y que personalmente creo que son necesarias”.

Berlioz decidió concentrarse deliberadamente en una historia secundaria de las muchas que componen la obra de Shakespeare.

Tito Ceccherini, director de orquesta: “Esto hizo que Berlioz se centrara en temas como el amor y la psicología de los personajes, y también para explorar otros temas como la percepción que tenemos de nosotros mismos y nuestra relación con los demás. Pero esto no es un simple divertimento, al contrario, es como un alfiler que toca los nervios más sensibles”.

“Se trata de un compositor cuyo lenguaje musical tiene raíces muy profundas en los modelos clásicos, aunque Berlioz evoluciona de aquellos modelos para luego enriquecerlos. Es un compositor que siempre está buscando nuevos caminos a fin de evitar el que es el más evidente. Sus frases musicales y sus caminos armónicos parecen ser bastante clásicos a primera vista, lo que me hizo sentir frustrado y un poco desconcertado, sobre todo con frases que comenzaban de una manera pero que terminaban, inesperadamente, de una forma completamente diferente. De hecho, es una pieza muy consistente. Y el resultado es como si vieramos fuegos artificiales en términos de ideas y alegría…la alegría de hacer música. Es algo divertido de principio a fin”.

El director italiano cuenta además que el aria de Beatriz es una pieza extraordinaria con un carácter dramático y sentimental. Tiene mucha pasión y entusiasmo. La parte final del aria posee una energía y vivacidad que es característica de esta ópera.

Vea aquí la biografía de Tito Ceccherini.

Selección del editor

siguiente artículo
Daniele Gatti toma la batuta de la Concertgebouw, de Amsterdam

musica

Daniele Gatti toma la batuta de la Concertgebouw, de Amsterdam