Última hora

Leyendo ahora:

Marrakech y el ecoturismo


COP22

Marrakech y el ecoturismo

En asociación con

Marruecos ha puesto en marcha numerosas iniciativas en materia de desarrollo sostenible.

En nuestra serie sobre la cumbre COP22 les llevamos a descubrir los diferentes proyectos desarrolados en el país.

Nuestro viaje comienza en Marrakech, donde tendrá lugar del 7 al 18 de noviembre la Conferencia internacional sobre cambio climático.

Pero la ciudad conocida como “la ciudad roja” no ha esperado y ya ha empezado a practicar el ecoturismo

Una treintena de hoteles de la ciudad han recibido la llave verde, la versión marroquí del sello internacional que premia el compromiso ecológico de las instalaciones hoteleras.

Entre los premiados, se encuentra el lujoso Royal Mansour, recompensado por sus medidas medioambientales en las que implica a su personal y a sus clientes.

“Nos preocupamos por el bien de nuestro planeta, por la manera en la que ofrecemos nuestros servicios. Formamos a nuestros empleados en la gestión de agua, de electricidad, de desechos… es muy importante”, asegura Jean-Claude Messant, managing director de Royal Mansour Hotel.

El turismo es la segunda fuente de ingresos de Marruecos, representando el 12% del PIB.

El año pasado, más de 10 millones de turistas visitaron el reino.

Un sector cada vez más comprometido con el desarrollo sostenible, impulsado por las autoridades marroquíes.

Según Abderrafie Zoutien, director general de la oficina nacional de turismo, Marruecos “nunca ha querido desarrollar un turismo de masas.
Marruecos busca precisamente anteponer el ecoturismo. Tenemos un plan, unos estatutos de turismo sostenible, porque el futuro está ahí, en el turismo verde. Y hoy, Marruecos tiene un lugar importante a nivel internacional y la COP22 es un fuerte símbolo de ello”

El auge del ecoturismo pasa también por las iniciativas individuales, como la de este jardín biológico de plantas aromáticas y medicinales de Urika, cerca de la antigua medina.

Fundado por una familia marroquí, el objetivo es que los visitantes descubran en este jardín las virtudes de medio centenar de plantas locales.

Camila Belkamel, directora de comunicación del Jardin Bio Aromatique de Urika asegura que con este jardín quieren “mostrar el desarrollo de un ecoturismo responsable. El objetivo es aportar nuestro grano de arena para que cada uno pueda después adoptar una lógica de desarrollo sostenible, ya sea en Marruecos o en el extranjero”.

Selección del editor

siguiente artículo

internacionales

La Tierra vive a crédito durante lo que queda de año 2016