Última hora

Leyendo ahora:

Las candidaturas demócrata y republicana desconfían de la fusión de AT&T y Time Warner


empresas

Las candidaturas demócrata y republicana desconfían de la fusión de AT&T y Time Warner

La clase política estadounidense y las empresas rivales desconfían de la fusión anunciada entre el operador de telefonía móvil AT&T y el grupo de televisión de pago Time Warner. Este fin de semana, se hizo público que AT&T está dispuesto a pagar 78.500 millones de euros para hacerse con Time Warner, que entre otras cadenas posee CNN y HBO y el estudio de cine Waner Bros.

“Comparto las inquietudes”, reconoció Tim Kaine, candidato a vicepresidente de Clinton. “Nosotros tenemos la última palabra. En general, estoy por la competencia y una menor concentración. Sobre todo en los medios de comunicación. Aun no he podido estudiar los detalles, pero es un tema sobre el que se nos debe preguntar”.

El que fuera gran oponente de Hillary Clinton en la carrera por la investidura demócrata, el más izquierdista Bernie Sanders, escribió en su twitter que esta fusión es sinónimo de subida de precios y menos opciones para los estadounidenses.

Y el candidato republicano Donald Trump declaró, durante un mitin, que es “demasiado poder concentrado en manos de muy poca gente”. De hecho, la CNN es una de las cadenas que más critica la polémica campaña de Trump.

Pero los reguladores del país podrían oponerse a su vez a esta fusión porque AT&T ya posee el distribuidor por satélite DirecTV y junto a Time Warner podría condicionar precios y contenidos. En la reconfiguración del paisaje audiovisual estadounidense y mundial, son los gigantes Netflix o Amazon quienes obligan a resituarse a los otros ante la nueva batalla de la televisión por internet.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

empresas

Microsoft subirá sus tarifas de servicios en el Reino Unido por la caída de la libra