Última hora

Última hora

Francia: la rebelión de los policías

La gota que ha colmado el vaso y ha sacado a los policías franceses a la calle fue la agresión el 8 de octubre a cuatro agentes en un barrio conflictivo a pocos kilómetros al sur de…

Leyendo ahora:

Francia: la rebelión de los policías

Tamaño de texto Aa Aa

La gota que ha colmado el vaso y ha sacado a los policías franceses a la calle fue la agresión el 8 de octubre a cuatro agentes en un barrio conflictivo a pocos kilómetros al sur de París. Un grupo de encapuchados rodeó dos vehículos policiales y arrojó cócteles molotov dentro. Dos policías resultaron gravemente heridos.
Desde entonces, desafiando la prohibición que les impide manifestarse, se reúnen de forma espontánea en las principales ciudades del país para denunciar la falta de medios, las agresiones que sufren, el rechazo de la población y la pasividad de la justicia con los agresores.

Aunque el malestar viene de lejos, desde el comienzo de la oleada de atentados en Francia los agentes sufren una presión suplementaria. El pasado junio, en los funerales de un agente y su pareja asesinados en Magnanville, cerca de París. el ministro del Interior reconoció sin ambajes que los policías se han convertido en blancos.

Bernard Cazeneuve, ministro del Interior de Francia:
“Le atacaron y le mataron porque era policía. Y Jessica Schneider está muerta porque era su compañera y trabajaba de funcionaria en una comisaría.”

Los policías exigen entre otras cosas que se aumente la dotación de armas, incluidas no letales y que se amplien los casos amparados por el principio de la legítima defensa. Muchos agentes aseguran que aun en caso de peligro extremo no se atreven a disparar por miedo a sanciones.

Guillaume Lebeau, policía:
“Lo que pedimos, aunque no les guste, son medios. Queremos equipos, efectivos, misiones adaptadas. No solo pedimos apoyo, el apoyo esta muy bien, pero queremos acciones concretas.”

En comparación con sus colegas europeos, los policías franceses son mucho menos numerosos que los españoles, italianos y belgas y casi igual que los alemanes según un estudio de Eurostat publicado este año a partir de cifras de 2012. El presupuesto medio por año y por policía en Francia es inferior al del Reino Unido o al de un Land alemán rico, como Baviera, pero muy superior al español y al italiano.

La diferencia reside en que mientras que en Francia hubo 1,2 homicidios por 100.000 habitantes en 2014, en otros países la cifra es muy inferior. Esa misma diferencia se constata también en los casos de robos con violencia. Eso es precisamente lo que denuncian con más fuerza los agentes: la impunidad en los numerosos barrios catalogados como “difíciles” donde la policía no puede entrar y donde las leyes nacionales no son más que letra muerta. Estas zonas sin ley existen también en países de la UE como Bélgica y Alemania que asisten impotentes a la pérdida de poder estatal dentro de su propio suelo.