Última hora

Leyendo ahora:

La vida salvaje se ha reducido un 58% en los últimos 40 años


internacionales

La vida salvaje se ha reducido un 58% en los últimos 40 años

Alarma medioambiental.

Según un estudio elaborado por la Sociedad Zoológica de Londres y por la organización WWF, en los últimos 40 años la vida salvaje se ha reducido en un 58%. Un dato alarmante y que se vuelve aún más preocupante si escuchamos sus predicciones para dentro de cuatro años.

El informe apunta a que si seguimos así, en 2020, esta biodiversidad caerá hasta el 67%. Un declive de una magnitud casi comparable a la extinción de los dinosaurios.

Los responsables del estudio apuntan a que todavía se puede revertir la situación.

“Conocemos las causas de este declive medioambiental. Es la contaminación, el consumo excesivo, la destrucción de los distintos hábitats, la sobreutilización del agua, la sobrepesca. A todo esto se añaden los efectos del cambio climático”, declaraba Trevor Hutchings, de WWF.

“Es importante saber que estas especies no están perdidas o que todavía no se han perdido poblaciones. Ese declive puede ser reversible. Todavía tenemos una oportunidad si ponemos las cosas en su lugar. Podemos marcar la diferencia y empezar a revertir esa tendencia”, añadía Louise Mcrae, una de las responsables del informe.

El estudio, que ha analizado a unas 3.700 especias, revela que los animales que habitan en lagos, ríos y pantanos son los que están sufriendo mayores pérdidas.

El impacto que está teniendo la actividad humana sobre el planeta tierra y sobre la vida salvaje es tal que no son pocos los científicos que denominan esta era con el término Antroproceno, ya que los ecosistemas de todo el mundo se están transformando en otros y la biodiversidad mengua.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo

internacionales

2016: el año más mortífero en el Mediterráneo