Última hora

Leyendo ahora:

Tres opiniones europeas sobre las elecciones en Estados Unidos: Loach, Lamy y Stubb


the global conversation

Tres opiniones europeas sobre las elecciones en Estados Unidos: Loach, Lamy y Stubb

No ha habido guantes de seda en las elecciones estadounidenses y más allá de la acritud, tanto si Hillary Clinton como Donald Trump están en la Casa Blanca, el resultado inevitablemente tendrá consecuencias a nivel mundial.

¿Qué significan estas elecciones para Europa? un aliado histórico de los Estados Unidos. Vamos a hablarlo en esta edición especial de Global Conversation con tres invitados de primer nivel; la perspectiva geopolítica con Alexander Stubb ex Primer Ministro de Finlandia; la perspectiva económica, con Pascal Lamy, ex director general de la Organización Mundial del Comercio y la cultura, con el célebre director de cine y crítico social Ken Loach.

- Isabel Kumar: Nos acompaña desde Finlandia Alexander Stubb, muchas gracias por estar con nosotros en Global Conversation. Como sabe analizamos las elecciones de Estados Unidos desde una perspectiva europea. ¿Qué prioridades le gustaría que tuviera el próximo presidente estadounidense en política exterior?

- Alexander Stubb: Bueno, si tuviera que definirlo en dos palabras, una sería implicación y la otra, internacional. Es muy importante para nosotros los europeos ver una participación de Estados Unidos ya sea en Europa en Oriente Medio, en Asia, en África, o en cualquier otro lugar. Necesitamos aliados firmes, necesitamos a los Estados Unidos hombro con hombro con la Unión Europea.

- I.K.: Entonces, ¿cómo definiría una potencial presidencia de Donald Trump o de Hillary Clinton?

- A.S.: Bueno, una sería comprometida y la otra ajena. Conozco a Hillary Clinton personalmente, yo era ministro de Asuntos Exteriores, cuando ella era secretaria de Estado. Estoy muy impresionado por su conocimiento de la política exterior y también por su compromiso. Probablemente estará aún más implicada que el presidente Obama.
No sé Donald Trump, pero por lo que le estamos oyendo, habla de construir muros, de medidas proteccionistas, de medidas nacionalistas, de retirada de las tropas estadounidenses así que creo que desde una perspectiva europea y para ser sincero, si llegara a hacer realidad sus palabras sería un problema para el mundo.

*- I.K.: Lo cierto es que no han hablado mucho de nosotros, de Europa como algo central en los debates electorales. ¿Cómo cree que podrían ser las relaciones de Europa con Estados Unidos?

- A.S.: Si Hillary Clinton fuera elegida presidenta de los Estados Unidos veríamos unos Estados Unidos mucho más implicados. No se retirarían de la OTAN, es probable que no replegarían tropas de Europa, verían a Europa como un aliado cercano y un socio en las negociaciones en Oriente Medio, o de hecho en la guerra en Siria y la lucha contra el terrorismo.
Creo que si Donald Trump resultara elegido sería una
convulsión para todo el sistema. Los europeos siguen muy de cerca lo que pasa en los Estados Unidos y creo que la gente se asustaría si Donald Trump lleva adelante la retórica de la que ha hecho gala. Hemos visto obviamente una retórica similar aquí en Europa, pero creo que Donald Trump juega en liga propia.

- I.K.: Usted ha hablado de la OTAN, Donald Trump la verdad es que ha puesto en duda la propia existencia de la OTAN. ¿Cree que es importante para Europa tener su propia fuerza de defensa?

- A.S.: Sin duda creo que Europa debe trabajar en su propia política de defensa no hay duda de eso. Pero usted tiene que tener presente que 22 de los 28 estados miembros de la UE son miembros de la OTAN, el 94 – 95% de la población de la UE es parte de la OTAN y que probablemente seguirá siéndolo en un futuro previsible.
Yo entiendo que los estadounidenses pensaron que tal vez era el momento de ir aflojando poco a poco el compromiso en la OTAN, pero creo que va en el propio interés de Estados Unidos si nos fijamos en la reacción y el comportamiento de Rusia, si nos fijamos en la guerra en Siria, para de hecho mantenerse comprometida con la OTAN.

- I.K.: Usted planteó la cuestión de Rusia, que es obviamente muy importante para Finlandia, que comparte una larga frontera con Rusia, las relaciones con Rusia han caído en picado, ¿hay que restaurar las relaciones con Moscú, con el presidente Vladimir Putin?

- A.S.: Sí, sin ninguna duda. Creo que estábamos bajo el hechizo de lo que se decía entre 1991-2000, aquello de que Rusia se convertiría en una democracia normal y comprometida con la comunidad internacional. Pero entonces vimos la guerra de Georgia en 2008 y sobre todo la crisis en Ucrania. Rusia volvió al tablero internacional con su implicación en Siria.
Mientras condenamos enérgicamente las acciones en Alepo con el presidente Asad, creo que en este momento, Occidente y Europa y los Estados Unidos entienden que no hay solución a Siria sin la participación de Rusia.
Creo que cuanto antes encontremos un acuerdo común con Rusia, tanto mejor estaremos, pero al mismo tiempo creo nuestra política exterior debe ser de principios.

*- I.K.: ¿Cree usted que Hillary Clinton sería capaz de restaurar las relaciones con Rusia como intentó hace unos cuantos años?
Donald Trump, por otro lado dice que tiene una gran relación con Vladímir Putin; sea esto cierto o no, ¿tal vez sería más capaz de negociar o renegociaciar esa relación?

- A.S.: No creo que ese sea el caso. Recuerde que Serguéi Lavrov, ha ejercido como ministro de Exteriores, al mismo tiempo que Hillary Clinton como secretaria de Estado, así que se conocen muy bien.
Obviamente, Rusia, el régimen ruso, sabe cual es la situación. Si Rusia busca estabilidad en política exterior, continuidad y hasta cierto punto creo que credibilidad, entonces deberían apoyar a Hillary Clinton. Si quieren inestabilidad, inseguridad, en el mundo, entonces deberían fijarse en Donald Trump. Creo que esto tendría consecuencias globales, y creo que los rusos lo saben también.

- I.K.: Con respecto al llamado Estado Islámico, ¿quien diría usted que está más capacitado para combatir a esta organización terrorista, Donald Trump o Hillary Clinton?

- A.S.: Bueno, probablemente, cuando era primer ministro hubiera tenido que decir que trataría con cualquiera que resultara elegido. Pero yo creo que es bastante evidente, seamos claros al respecto que Clinton tiene bastante más capacidad y firmeza.
La retórica de Trump es dura contra el terrorismo, pero no basta con decir “voy a destruirlos”, también hay que decir cómo va a hacerlo y de qué manera. Por lo general, eso requiere habilidad diplomática y no he visto que Donald Trump tenga mucha, para serle sincero.

- I.K.: Y, por último, ¿quien diría usted que haría de Europa un lugar más seguro a la cabeza de Estados Unidos, Donald Trump o Hillary Clinton?

- A.S.: Sin ninguna duda yo diría que Hillary Clinton. Ella no sólo ofrece seguridad, sin que tiene una probada experiencia. Además de eso creo que tiene sus propios valores cuando se trata de la defensa de la democracia liberal, de la defensa de la economía de mercado y también de la defensa de la globalización. Así que si como finlandés tuviera la oportunidad de votar, estoy seguro de que votaría por Hillary Clinton. Pero, bueno, ese no es mi negocio; aunque se verá influido por él, es el pueblo estadounidense el que decide.

Perspectiva geopolítica

Alexander Stubb

  • Primer ministro de Finlandia 2014-2015
  • Ha sido ministro de Finanzas y Asuntos Exteriores
  • Es autor de varios libros sobre la Unión Europea
  • Atleta experimentado ha participado en el triatlón Ironman

Cuando se trata de economía todos hemos oído la expresión “Cuando Estados Unidos estornuda el resto del mundo se resfría”. Desde luego esto es cierto para Europa como hemos visto recientemente demasido bien. Para hablar del impacto económico de estas elecciones en Europa nos encontramos en París con el ex líder de la OMT Pascal Lamy.

- Isabel Kumar: A menudo se dice que las elecciones se ganan y se pierden por cuestiones económicas. Cuando se trata de Donald Trump y de Hillary Clinton no se puede decir que estén de acuerdo en mucho … pero parecen compartir escepticismo sobre la globalización. ¿Cree usted que sea quien sea el próximo titular de la Casa Blanca, entraremos en una era más proteccionista?

- P.L.: Creo que Trump sería proteccionista y que Clinton iba a apoyar menos comercio abierto que sus predecesores. Así que por un lado, habría un activo proteccionista: aumento de impuestos, barreras arancelarias, muros, y ella sería probablemente, más como Obama y ciertamente algo menos pro acuerdos que Bill Clinton.

- I.K.: Si existe esta vuelta atrás a políticas más proteccionistas en mayor o menor grado por parte de ambos candidatos, ¿cómo le afectará a Europa?

- P.L.: Creo que el impacto global, ya sea por más proteccionismo o menos apertura comercial derivará en menor crecimiento. Menor crecimiento para la economía de Estados Unidos, por lo tanto, menor crecimiento de la economía mundial y menor crecimiento de la economía europea.
No tengo ninguna duda de que la desaceleración del comercio a través del proteccionismo conduce a peores resultados económicos para todo el mundo y por cierto, eso vale también para China, África o Indonesia, dada la enorme importancia de la economía de Estados Unidos en la economía mundial.

- I.K.: Cambiemos un poco de perspectiva, y centrémonos en Hillary Clinton y Donald Trump. Hillary Clinton, en términos muy generales, se dice que representa la continuidad y sabemos que a los mercados les gusta lo previsible. Donald Trump es el cambio, pero Donald Trump también se dice que es un astuto hombre de negocios, un hombre de negocios de éxito, por lo que seguramente podría tener ventaja sobre Hillary Clinton en lo que se refiere a la economía estadounidense

- P.L.: Gente que es buena en los negocios no es necesariamente buena en la negociación de tratados y viceversa. Y yo personalmente creo que si Trump resulta elegido, el sistema, la constitución de los Estados Unidos, la relación con el Congreso, la disciplina a la que los Estados Unidos se han sometido a nivel internacional, en particular con la OMC, le impedirían cumplir dos tercios de lo que tiene en mente; y no es cosa menor, si se convierte en presidente de los Estados Unidos tendrá que comportarse de vez en cuando.

*- I.K.: Veamos algunos detalles a continuación. El acuerdo comercial entre la UE y los Estados Unidos, el TTIP ha tropezado con un montón de obstáculos y es impopular a ambos lados del Atlántico. No se ve cómo el presidente Obama será capaz de impulsarlo antes del final de su mandato. ¿Cree que se lo quitarán de encima ambos candidatos, Trump y Clinton? – P.L: No, yo no creo que vaya a decaer, no creo que vaya a morir. Simplemente va a llevar tiempo.

- I.K.: ¿Ninguno de los candidatos?

- P.L.: Por supuesto. Desde el primer momento, cuando recuperé la libertad de expresión al salir de la OMC en 2013, desde el primer momento les he dicho a los que creen que esto es algo que se puede hacer en dos días: es tan complejo, es tan amplio, que pretender que se pueda hacer a corto plazo, es tan sólo un sueño.

*- I.K.: ¿Y qué pasa con ese “giro al este” de Hillary Clinton cuando fue secretaria de Estado? Defendió ese “giro al este”, en términos de comercio hacia China, en particular, lo que para algunos era también una señal de alejamiento de Europa.
Así que si Donald Trump se convirtiera en presidente, despues de haber hecho bastante ruido con sus críticas a China, ¿podría resultar beneficiada Europa, en última instancia?*

- P.L.: ¡Creo que eso es algo para los discursos de después de la cena! La realidad en economía, en comercio, es el tamaño, el peso, los números. El hecho de que la economía mundial está mucho más centrada en Asia que en el pasado no va a cambiar, en todo caso, en los próximos diez o veinte años.
Va a haber cada vez más Asia y cada vez menos Europa y menos Estados Unidos, por cierto. Y a continuación, la siguiente ola será África; y habrá más y más África y relativamente menos y menos Asia. Y eso no va a cambiar.

- I.K.: Me gustaría que me diera una opinión bien fundada; ¿qué votaría si estuviera en Estados Unidos; votaría a favor de Donald Trump en términos económicos y por qué votaría a Hillary Clinton?

- P.L.: Esa es una pregunta difícil. Es una pregunta difícil, porque escucho lo que dice Trump, leí lo que tuiteó y no tiene sentido. No creo que fuera bueno para Europa y no creo que fuera bueno para el resto del mundo.

- I.K.: ¿Así que no hay nada bueno? No ve nada bueno en el discurso de Trump?

- P.L.: Presenta una realidad económica equivalente a la de los reality shows. Es otro mundo, es un mundo de sueño, es un mundo de fantasía, pero no es el mundo real. Creo que Hillary Clinton está mucho más en el mundo real. Creo que no hay duda de que para Europa, el mundo, los Estados Unidos, Clinton ofrece más seguridad.

Perspectiva económica

Pascal Lamy

  • Director general de la OMC 2005-2013
  • Comisario europeo de Comercio 1999-2004
  • Militante del Partido Socialista Francés desde 1969
  • Presidente emérito del Instituto Jacques Delors

Ken Loach es un célebre director que ha ganado premios en todo el mundo por películas que presentan una dura crítica de la sociedad a menudo en su más crudo realismo. La pobreza y la desigualdad, presentes en la obra de Loach importan a ambos lados del Atlántico.

Efi Koutsokosta ha hablado con Ken Loach en Bruselas en el décimo aniversario de los premios Lux.

- Efi Koutsokosta: Su última película Yo, Daniel Blake habla de la lucha de un hombre para obtener derechos sociales. ¿Por qué eligió este asunto ahora y qué tan cerca está de la realidad de Europa y de los Estados Unidos?

- K.L.: Es un hombre que ha sufrido un ataque al corazón, no puede trabajar, está muy enfermo, pero el Estado le dice que tiene que trabajar si quiere tener dinero para sobrevivir.
Se trata de lo que le pasa a él y a una mujer que conoce y está en circunstancias similares a las suyas, es una historia complicada.
Lo que es interesante para nosotros es que demuestra que existe un sistema económico instalado que niega la dignidad, que niega los medios de vida a millones de personas en cada país. Paro masivo, gente a la que se ha marginado y que necesita el apoyo del Estado a pesar de que trabajan, porque sus salarios son muy bajos o porque sólo trabajan dos días a la semana y están en las garras de un sistema económico que no funciona.

*- E.K.: ¿Usted ve que este sistema ha llegado al límite para la parte más pobre de la sociedad?

- K.L.: Bueno, quién sabe hasta dónde pueden empujar a la gente cuesta abajo. Ellos siguen hundiendo a la gente hasta el fondo. Es lo que llamamos neoliberalismo ¿no? Destruyó Grecia, destruye la vida de mucha gente, mientras que las grandes empresas no están reguladas y tenemos una desigualdad grotesca.

- E.K.: Si vemos las últimas cifras de grandes organizaciones como la OCDE nos muestran que hay una gran brecha que además se ha ampliado en los últimos años entre los más ricos y los más pobres. La crisis en Estados Unidos y Europa la ha pagado la gente, pero los más ricos se han vuelto aún más ricos. ¿Qué es lo que no funciona?

- K.L.: Bueno, para ellos todo ha ido bien, es su sistema, es lo que quieren. Esta es la lógica de las grandes empresas que tienen un poder ilimitado: van a bajar el precio de la mano de obra.
Comprarán las materias primas al precio más bajo posible y competirán entre ellos por la cuota de mercado. Los beneficios son enormes, el costo para la gente de clase trabajadora es inmenso. No es que su sistema funcione mal, es que funciona así. Creo que la única forma en que podemos cambiarlo es cambiar el modelo económico por completo.

*- E.K.: ¿Qué ocurre con el racismo y la discriminación? Vemos algunos movimientos en los Estados Unidos como Las vidas de los negros importan, tenemos el primer presidente afroamericano de la historia, pero hemos visto que la violencia policial contra los negros ha aumentado.

- K.L.: La gente se comporta de una forma racista y el racismo reina cuando la gente está más desesperada. La generosidad con los otros se produce cuando la gente es fuerte. Dicen que la generosidad es la fuerza que sobra. La gente es generosa con los demás, tolerantes los unos con los otros y la gente trabaja junta cuando está segura, cuando no están preocupada por su futuro.
Así que lo que necesitamos es un sistema económico que nos dé seguridad. Nuestra forma natural de vivir es como buenos vecinos ¿no le parece? Si me quedo sin leche en casa se la pido prestada al vecino y si me olvido la llave dentro subo por su ventana y paso a través de su piso. Eso es buena vecindad. Pero cuando la gente está enfadada, alienada, con problemas, se marchita su generosidad.

*- E.K.: En unos días se celebrarán las elecciones estadounidenses, ¿cómo cree usted que afectará el resultado a Europa?

- K.L.: Creo que si se trata de Hillary Clinton todo seguirá como hasta ahora, será como de costumbre, será un gobierno pronegocio a cara de perro, pero si gana Trump, ¡dios nos ayude! Todos al refugio. La sola idea de que ese hombre tenga el dedo en cualquier sitio cerca de un botón nuclear es algo de pesadilla ¿no cree? Si Clinton gana sigue siendo una mala noticia ya que seguirá el camino de los intereses del capital estadounidense.

Perspectiva Social

Ken Loach

*A multi-award winning British film director
  • Recognised for his provocative social realism
  • Loach has been making films for nearly 50 years
*Won his second Palme d’Or for his new film ‘ I, Daniel Blake’.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

siguiente artículo

the global conversation

Afganistán: el Gobierno asegura que la puerta del diálogo está abierta