Última hora

Leyendo ahora:

Las ballenas seguirán sin protección en el Atlántico sur


internacionales

Las ballenas seguirán sin protección en el Atlántico sur

Las ballenas seguirán sin protección en el Atlántico sur.
La reunión anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) ha vuelto a rechazar la propuesta para la creación de un santuario de cetáceos, una zona de unos 20 millones de kilómetros cuadrados en el sur del Atlántico.

Pero ha sido un fracaso a medias ya que los detractores de la caza de ballenas han conseguido que se apruebe una resolución que obliga a Japón a presentar sus proyectos de caza a una nueva instancia de la Comisión que se encargará de aprobarla o rechazarla.

Nicolas Entrup, de la organización suiza Oceancare:
“La cuestión que se plantea es si este nuevo grupo de trabajo conseguirá cambios, pero por supuesto, la Comisión Ballenera Internacional no tendrá poder, no existen mecanismos de cumplimiento, ni posibilidad de sancionar a un país. Así que es reposa en la buena voluntad de las naciones. Y dudo que Japón la tenga. Pero lo positivo es que la comunidad internacional ha manifestado claramente su voluntad de tener un proceso independiente.”

En 1986, la Comisión Ballenera Internacional adoptó una moratoria sobre la caza de ballenas con fines comerciales, pero Japón se ampara en un convenio que la autoriza en el caso de fines científicos.
Desde 1986, se han cazado 16.235 ballenas teóricamente con fines científicos, y más de 24.000 con objetivos comerciales, 10.000 de ellas en el marco del permiso especial para la subsistencia de la población aborigen.

En 2014, La Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenó revocó a Japón los permisos de caza de ballenas en la Antártida porque no se ajustaban a los “fines científicos” exigidos por la legislación internacional. Pero desde diciembre de 2015 a marzo de este año los buques nipones han cazado 333.

Pero Japón no es un caso aislado; el principal cazador de cetáceos con fines comerciales es Noruega, con 736 ballenas capturadas en 2014. En Islandia la cifra en ese mismo periodo es de 161.

Estos países, con una arraigada tradición en la caza de ballenas sostienen que es además una parte de su cultura, un estilo de vida.

Curiosamente, el santuario en el Atlántico sur que se han negado a avalar se encuentra a miles de kilómetros. Sin embargo, los países defensores de la reserva se encuentran en la zona de influencia de estas aguas.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

siguiente artículo

internacionales

La sangrante brecha salarial entre hombres y mujeres