Última hora

Leyendo ahora:

Tratar la esquizofrenia con un avatar


futuris

Tratar la esquizofrenia con un avatar

En el Centro Hospitalario Universitario de Montpellier, en el sur de Francia, los científicos están experimentando con 40 avatares, “para descubrir si la realidad virtual, puede ser utilizada en la rehabilitación social de pacientes con esquizofrenia, y cómo”, comenta nuestro compañero Jilián López Gómez de Futuris

A Mehdi Hafis le cambió la vida con 23 años. Trabajaba en un restaurante pero tuvo que parar por los fuertes efectos secundarios que le provocaban los medicamentos que tomaba. Cuatro años después de que le diagnosticaran esquizofrenia, sigue luchando por llevar una vida normal. “Antes del diagnóstico, pensaba que la esquizofrenia significaba tener una personalidad múltiple. Pero luego aprendí que no es sólo eso. Cada paciente tiene síntomas distintos. Algunos oyen voces, otros tienen alucinaciones. Y otros, como yo, son muy paranoicos. Me asusté mucho con el diagnóstico… porque comprendí que mi vida iba a cambiar a largo plazo. No iba a poder hacer lo que los demás hacen”, comenta.

Mehdi Hafis es uno de los cuarenta pacientes voluntarios para un proyecto europeo de investigación, que consiste en proporcionar terapias innovadoras para las personas que sufren enfermedades con impacto social, como la esquizofrenia. La principal herramienta para su rehabilitación son avatares, de los propios pacientes.

Robin Salesse, científico de “Euromov”: https://fondation-entreprendre.edu.umontpellier.fr/programmes-dactivites/euromov/ explica que crean “avatares que son morfologicamente muy similares al paciente. Pero también vamos a tener en cuenta la similitud en los movimientos y la forma de comportarse. Para ello instalamos sensores que van a perminirsos captar y medir el movimiento. Intentamos extraer pautas motrices para cada uno de los individuos y las instalamos en el avatar.”

La investigación se basa en la teoría de la semejanza, procedente de las neurociencias y que sugiere que es más fácil interactuar con alguien que se parece a uno mismo. Tal y como señala la psiquiatra del hospital de la Colombière, Delphine Capdevielle: “si un avatar se parece a mí, si hace los mismos movimientos que yo, al mismo tiempo, voy a enterarme mejor de lo que me dice y la terapia podría ser más eficaz”, asegura.

Para desarrollar avatares realistas se ha necesitado compaginar: escáneres de cuerpo entero, sistemas de rastreo de movimientos y modelos matemáticos. “Krasimira Tsaneva-Atanasova, matemática de la Universidad de Exeter”: http://www.quo.es/salud/dime-como-te-mueves-y-te-dire-quien-eres, comenta que “la metodología y los algoritmos empleados son muy generales. Se usan para observar la similitud y las diferecias en patrones de movimientos. También pueden aplicarse a grupos o individuos con o sin patologías. Esa es la belleza de las matemáticas.”

Ahora bien, queda camino por andar. Los investigadores señalan que hay que seguir trabajando en una teconología más fiable, eficaz, adaptable y también más abordable, que pueda ser ulilizada en casa por los propios pacientes, Tal y como indica, Benoît Bardy, científico de Euromov y coordinador del proyecto “Alter ego” en la Universidad de Montpellier. “Esta pequeña ‘arquitectura’ se puede descargar. Está disponible en línea en el sitio web del proyecto y podemos implementarla en plataformas que son muy diferentes, por ejemplo: la pequeña webcam del móvil, el ordenador o el “home-cinema” de casa, sin tener que ir necesariamente al hospital”, subraya.

Otro aspecto importante para los científicos es el financiero. Delphine Capdevielle del Hospital la Colombière de Montpellier, destaca que sus “pacientes tienen muy poco dinero. Así que para nosotros es un desafío que este método pueda ser gratuito o se les reembolse sin cargos por la seguridad social. Tenemos que asegurarnos de que no van a crearse más desigualdades entre estos pacientes que ya sufren diferentes formas de desigualdad”.

Selección del editor

siguiente artículo
Walk-Man, el humanoide del futuro

futuris

Walk-Man, el humanoide del futuro