Última hora

Última hora

El embargo sigue pesando en las relaciones comerciales entre Cuba y EEUU

Las relaciones económicas y comerciales entre Cuba y Estados Unidos están lejos de normalizarse, pese al anuncio de ambas capitales de reestablecer los contactos hace dos…

Leyendo ahora:

El embargo sigue pesando en las relaciones comerciales entre Cuba y EEUU

Tamaño de texto Aa Aa

Las relaciones económicas y comerciales entre Cuba y Estados Unidos están lejos de normalizarse, pese al anuncio de ambas capitales de reestablecer los contactos hace dos años. Esta es la voluntad del presidente estadounidense Barack Obama, pero la última palabra sobre el fin del embargo la tiene el Congreso en manos de los republicanos.

Mientras tanto, se han celebrado seis rondas de negociaciones y las empresas estadounidenses que empiezan a operar en Cuba son excepciones: una decena de compañías aéreas, AirBnB y los hoteles Starwood.

“Cuba tiene la voluntad de avanzar hacia la normalización de las relaciones con Estados Unidos, pero lamentamos que sigan apostando para tratar de cambiar el modelo económico y social que libremente ha elegido el pueblo cubano con la adopción de medidas que tienen declarados propósitos políticos y que suponen ingerencias”.

Estas eran las palabras del ministro de Comercio Exterior e Invesión Extranjera, Rodrigo Malmierca, en la inauguración de la Feria Internacional de La Habana, que reúne a 43.000 expositores de 73 países. Aunque las compañías estadounidenses están representadas a través del estand de Puerto Rico.

“Da igual el candidato a las presidenciales porque, en último caso, el tema del embargo está en manos del Congreso”, recuerda el portavoz de la Cámara de Comercio estadounidense. “Seguiremos hablando con nuestros diputados para decirles que el embargo ya no es efectivo”.

Ejemplo de que el embargo sigue afectando a Cuba es que su crecimiento, tras un cuatro por ciento en 2015, estará este año por debajo del uno. La razón principal es que este embargo castiga también a empresas de países terceros que no son estadounidenses. La presión política en este país para mantenerlo se nota en lugares clave como Florida, donde se concentra el exilio cubano más anticastrista