Última hora

En manos de Dáesh: testimonios de las supervivientes yazidíes

No lejos del frente de Mosul, en Dahuk, en el norte de Irak, se libra otro combate: atender a las mujeres y niñas iraquíes secuestradas, esclavizadas y agredidas sexualmente por los yihadistas de…

Leyendo ahora:

En manos de Dáesh: testimonios de las supervivientes yazidíes

Tamaño de texto Aa Aa

No lejos del frente de Mosul, en Dahuk, en el norte de Irak, se libra otro combate: atender a las mujeres y niñas iraquíes secuestradas, esclavizadas y agredidas sexualmente por los yihadistas de Dáesh.
Este centro abrió hace dos años. En los últimos 12 meses 800 mujeres y niñas, la mayoría yazidíes han pasado por aquí para recibir asistencia médica y psicológica.
Dejan a su paso testimonios insostenibles.

Naam Nawzat, ginecóloga en el Centro para Mujeres y Niñas de Dahuk:
“Va más allá de lo que se puede soportar. Hace dos años que llevo estos casos.Todo el mundo está destrozado. No hay ni un caso mejor que los demás. Los que van llegando son aún más tristes que los anteriores…ves niñas de 9 años que han sido violadas y tratadas de la forma más brutal y humillante.”

Tres factores agravan el sufrimiento de las víctimas: la indigencia en la que viven, el dolor por los familiares y conocidos que murieron y el miedo por los que siguen en manos de Dáesh.

“Lo que pasó, cuenta una víctima cubierta por el anonimato, fue que nos esclavizaron. A mí me vendieron a cinco hombres diferentes.Sólo buscaba una manera de salir de allí. Intenté suicidarme tres veces para que no pudieran tocarme.”

Tras un año y tres meses de secuestro logró escapar, pero su pesadilla no terminó con la huída.

“Vine al médico, añade, porque me estaba carcomiendo la cólera. Todo me supera, hasta mi bebé.”

Ramanathan Balakrishnan, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas en Irak:
“Todo el mundo sabe la violencia que han sufrido las mujeres y niñas a manos de Dáesh, pero es solo una historia que sale en las noticias. Ahora hay que hacer un trabajo enorme para que todos y cada uno de los supervivientes puedan recuperar su vida.”

Vivir después del horror es la única opción que tienen ahora.