Última hora

Última hora

Obama se despide de Grecia con un alegato en favor de la democracia

El todavía presidente estadounidense se acordó de su sucesor en la Casa Blanca subrayando que los gobiernos deben servir al pueblo y no al revés. Y reclamó para Grecia la ayuda internacional en la cri

Leyendo ahora:

Obama se despide de Grecia con un alegato en favor de la democracia

Tamaño de texto Aa Aa

Tributo a la democracia, con alusiones a Donald Trump. Barack Obama se ha despedido este miércoles de Grecia con una visita a la Acrópolis. Acto seguido, el presidente saliente de Estados Unidos pronunciaba un discurso en el Centro Cultural Stavros Niarchos en el que subrayó que los gobiernos están para servir al pueblo y no al revés.

allviews Created with Sketch. Punto de vista

"Los gobiernos están para servir al pueblo y no al revés. La democracia es más grande que cualquier persona"

Barack Obama Presidente saliente de Estados Unidos

“Como habréis notado”, decía Obama, “el próximo presidente de Estados Unidos no tiene nada que ver conmigo. No podríamos ser más diferentes. Tenemos puntos de vista diametralmente opuestos. Pero la democracia es más grande que cualquier persona. Por eso en las próximas semanas, mi administración hará todo lo que esté en su mano para que la transición sea lo más fluida posible, porque así debe ser la democracia”.

Sobre Grecia, Obama reclamó a la comunidad internacional que no deje al país abandonado a su suerte.

“La generosidad de los griegos con los refugiados ha inspirado al resto del mundo”, proseguía. “Pero eso no significa que haya que dejaros solos en este momento. Porque sólo una respuesta colectiva de Europa y el resto del mundo puede acabar con la desesperación y ofrecer la ayuda que requieren los desplazados que llegan hasta vuestras costas”.

Su próxima escala en este último viaje transatlántico es Alemania, donde el jueves se entrevistará con Angela Merkel y el viernes recibirá al presidente francés, Francois Hollande, la primera ministra británica, Theresa May, y los jefes de los gobiernos italiano y español, Mateo Renzi y Mariano Rajoy.