Última hora

Trump: azuzando el odio y el racismo en EE.UU.

Esvásticas, insultos homófobos y gráfitis pintados en una iglesia episcopal de Dean Blossom, en Indiana.

Leyendo ahora:

Trump: azuzando el odio y el racismo en EE.UU.

Tamaño de texto Aa Aa

Esvásticas, insultos homófobos y gráfitis pintados en una iglesia episcopal de Dean Blossom, en Indiana. Este es uno de los 400 delitos de odio registrados en EE.UU. tras la elección de Donald Trump.

Este tipo de incidentes han aumentando considerablemente desde la semana pasada, según el Southern Poverty Law Center, un observatorio contra el odio que dirige Mark Potok.

“La mayor parte de estos delitos van dirigidos a inmigrantes y musulmanes. Aunque también hay muchas manifestaciones de odio racista contra los negros”.

El odio se ha extendido por las redes sociales, donde muchas de las víctimas o testigos han publicado detalles sobre este tipo de incidentes.

Incluso los niños participan ya sea como agresores o como víctimas, según denuncia Julio Puentes, padre de familia: “Empezaron diciendo: “Bueno, eres mexicano, así que ahora te vas a ir a otro colegio y tendrás que volver a México”.

El Southern Poverty Law Center considera a Donald Trump y su campaña electoral responsables de estos comentarios y reacciones racistas.

“Tenemos un presidente horrible que resulta ser afroamericano. Y creo que nunca hubo una división tan grande como la que tenemos ahora.”

Ensalzado por los grupos de extrema derecha por haber puesto en duda la nacionalidad de Barack Obama, Donald Trump renegó de ellos en diversas ocasiones durante la campaña, pero la noche de las elecciones David Duke, ex líder del Ku Klux Klan, tuiteó: “Nuestra gente ha jugado un importante papel en la elección de Donald Trump.”

Pero Donald Trump tardó cinco días en tomar distancias con los delitos de odio cuya incitación se le imputa. Lo hizo en una entrevista para el programa “60 minutes” de la cadena de televisión CBS.

“Me entristece tanto oir todo esto, por eso les digo: “Pongámosle fin”. Y si esto puede ayudar, lo diré ante la cámara: “Pongámosle fin.”

Una disculpa insuficiente según Mark Potok:

“Creo que la respuesta de Donald Trump a esta ola de delitos de odio en gran parte generada por él mismo, llega un poco tarde. Es una disculpa barata e increíblemente falsa. La realidad es que Donald Trump ha alimentado el fuego “.

El periodista español, Jon Sistiaga: que participa en una campaña contra los delitos de odio asegura que: “Para que exista un delito de odio, tiene que haber un discurso del odio; alguien que lo elabore y otros que se lo crean”… Esta campaña apuesta por una sociedad sin odio.