Última hora

Leyendo ahora:

La geometría de la danza

“La Gran Fuga” se encuentra entre las tardías composiciones de Beethoven, llenas de desesperación pero también de entusiasmo. Dos maestros de la danza contemporánea ya la han interpretado en Lyon. Ahora es el turno de Lucinda Childs, de Nueva York y una de los más importantes representantes de la Danza Moderna.

Esta leyenda de la danza lleva a cabo un fabuloso trabajo en el salón de ballet de la ópera de Lyon.

En la década de los 60, Lucinda Childs desarrolló un estilo minimalista. Causó un fuerte impacto en el mundo de la danza. Actuó en lofts, garajes y galerías.

En 1976 logró un gran éxito con la ópera de Philip Glass “Einstein en la Playa”. El público aplaudió la coreografía y la actuación de Childs, especialmente en el extranjero.
En la actualidad su estilo es menos radical, pero aún minimalista.

“Hay una, dos, tres, cuatro, cinco, seis partes diferentes y eso permite medir las notas. Para que los bailarines puedan contar y saber cuánto dura cada secuencia, cada minuto de la pieza. Todo ello con el objetivo de que salga bien. Para mí es muy útil porque puedo trabajar muy rápidamente sola y luego también con los bailarines. Así ellos saben exactamente cuál es su papel y eso es realmente muy importante”, dice Childs.

Una danza entrelazada con la geometría en un escenario inspirado en hojas de papel cuadriculado con ornamentación barroca.

“Los vestidos son muy adherentes. Las chicas se ponen cosas como leggins o mallas. Quería crear identidades. Por ejemplo, hay algunas individualidades pero al mismo tiempo todas son idénticas. Si uno se fija bien, verá que hay pequeñas diferencias en las tonalidades y, a veces, también en su propia morfología”, dice, por su parte, el escenógrafo Dominique Drillon.

En una primera impresión, “La Gran Fuga” de Beethoven no es muy cautivadora. Los críticos contemporáneos la describen como “incomprensible como los chinos”.

En la actualidad es considerada una de las grandes obras maestras de Beethoven, llena de entusiasmo y desesperación. Mientras la componía, estaba casi sordo.

Para los bailarines, “La Gran Fuga” es un desafío de resistencia y de memoria debido a los elaborados saltos y giros, además de las repeticiones con variaciones mínimas. Los intérpretes proceden de diversos países.
Para la Ópera de Lyon es la tercera vez que se representa “La Gran Fuga”.

Desde 2006, las producciones de las coreógrafas Anne Teresa de Keersmaeker y Maguy Marin han formado parte del repertorio de la Ópera de Lyon.

Lucinda Childs estrena su nuevo trabajo este jueves. Además se llevarán a cabo tres interpretaciones de la obra en Grenoble, Rouen y Lille.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

internacionales

¿Qué hacían Ivanka Trump y su marido en la primera reunión diplomática de Donald Trump?