Última hora

Leyendo ahora:

Futuris: la calidad del suelo que pisamos


futuris

Futuris: la calidad del suelo que pisamos

Erosión, contaminación, falta de biodiversidad, urbanización…Los suelos europeos están sometidos a múltiples amenzas.

En Ispra, al norte de Italia, científicos y biólogos del suelo, e ingenieros agrícolas realizar una investigación integral para entender lo que pasa bajo nuestros pies:

“Recibimos 25.000 muestras de toda Europa que son analizadas para identificar sus propiedas físicas, químicas y biológicas”, explica Oihane Fernández, ingeniera agrónoma, Centro Común de Investigación (JRC)

Pero… cómo son elegidos estos sitios:?

“Son elegidos en función de los países, una distribución un poco homogénea de los países, la cubierta vegetal que tienen, el uso del suelo que se hace, las condiciones climáticas y el tipo de suelos que hay”, añade Oihane.

Muchos campos de maíz recién cosechado, sufren- según los expertos, las heridas de uno de los principales enemigos: la erosión.

La lluvia, junto con prácticas agrícolas inadecuadas y la topografía son la causa, de que cada año, desaparezcan en Europa cerca de 2,4 toneladas por hectárea de la superficie de tierra fértil.

De ahí la necesidad de proponer técnicas de prevención contra la erosión del suelo:

“Podemos proponer a los agricultores las mejores prácticas para detener la erosión, que resumiendo serían: tratar de reducir la labranza después de la cosecha, dejar los residuos de cosecha en el campo, y proteger las lindes También les aconsejamos que dejen los residuos de cultivo en las cercos de sus campos”, manifesta Panos Panagos, experto en erosión, JRC.

El Centro Común de Investigación quiere anlizar con precisión la tierra que pisamos, de manera que la Unión Europea pueda determinar las mejores políticas para una gestión sostenible de sus suelos.

“La mayoría de la gente piensa en el suelo como fuente de alimento, ya que el 99,9 por ciento de las calorías que consumimos provienen de la agricultura terrestre”, cuenta Arwyn Jones, biólogo del suelo, JRC.

“Sin embargo, los suelos también realizan otras funciones, como el saneamiento del agua; mitigan los efectos de las inundaciones, combaten el cambio climático al absorver dióxido de carbono de la atmósfera y depositarlo en el suelo. Y también nos protegen de los efectos de la contaminación “, añade Arwyn.

Para lograr esos objetivos, los suelos deben estar en un estado saludable.

Un buen indicador es la biodiversidad que albergan.

Por eso los investigadores también extraen muestras bajo los bosques, por ejemplo, para análisis biológicos adicionales:

“Estimamos que en una hectárea de tierra hay alrededor de 5 mil kilos de organismos vivos, lo que equivale más o menos al peso de 100 ovejas”, opina Alberto Orgiazzi, JRC.

Los análisis biológicos tradicionales deben combinarse con estudios de ADN sofisticados para determinar con mayor precisión los diferentes tipos de comunidades biológicas de los suelos.

“Al observar las secuencias de ADN extraídas del suelo vemos los organismos vivos que están ligados a él. Podemos identificar con precisión de qué organismos se trata y, de esta manera, determinar las características de su biodiversidad (del suelo objeto de estudio), explica Alberto.

Atlas, bases de datos interactivas, recomendaciones y campañas públicas de concienciación son el resultado final de un esfuerzo de investigación que seguirá profundizando en los secretos de nuestros suelos.

http://esdac.jrc.ec.europa.eu/

Selección del editor

siguiente artículo

futuris

La tectonología revoluciona el estudio de los ecosistemas