Última hora

Cientos de trabajadores de cadenas de comida rápida y de una veintena de aeropuertos se han manifestado por todo el país para exigir un aumento salarial, mayores derechos sindicales y una reforma de la inmigración. Muchas de las protestas tuvieron como escenario las puertas de los restaurantes McDonald’s de diferentes ciudades. En Nueva York, a los trabajadores de la hostelería se le unieron también los chóferes del servicio Uber. Todos ellos piden un sueldo mínimo de 15 dólares por hora trabajada. Se trata de la primera protesta sindical desde que Donald Trump fue elegido presidente.

Más No Comment