Última hora

Última hora

El hambre acecha al noreste de Nigeria

Un millón ochocientos mil nigerianos se han convertido en desplazados internos debido a la violencia de Boko Haram y a las medidas contra la insurgencia armada.

Leyendo ahora:

El hambre acecha al noreste de Nigeria

Tamaño de texto Aa Aa

Un millón ochocientos mil nigerianos se han convertido en desplazados internos debido a la violencia de Boko Haram y a las medidas contra la insurgencia armada. Unos 9 millones de personas no pueden acceder a alimentos. Y más de 5 millones de niños menores de cinco años están desnutridos y necesitan atención médica.

Millones de personas que huyeron de los islamistas de Boko Haram en el noreste de Nigeria se enfrentan ahora a una nueva amenaza: el hambre. Quienes huyeron a Maiduguri, la capital del estado de Borno se cuentan por cientos de miles.

Aid Zone Nigeria

Desde hace dos años, diferentes organizaciones de ayuda humanitaria trabajan aquí para combatir una terrible crisis de malnutrición.

Aid Zone - Nigeria

La clínica infantil de la ONG Alima se creó con la ayuda de la UE el pasado mes de agosto. Y atiende cada día a un centenar de niños. Margaret Otuya es una de las responsables de esta clínica:

“Este niño tiene un año y tres meses. Pesa 6 kilos, el peso de un bebé de 4 meses”.

El pequeño Abubaka tendrá que ser transferido a un hospital debido a su grave estado de salud. Cada día esta clínica recibe unos siete casos de niños desnutridos con graves complicaciones. Y pueden darse hasta cincuenta casos por semana.

“En tres meses hemos visto más de 6.000 casos como éste. hay más de mil niños que padecen desnutrición severa, prosigue la doctora Otuya. Es alarmante. Y entre los problemas más frecuentes se dan infecciones respiratorias, diarrea acuosa aguda y malaria”.

La UNICEF ha advertido recientemente que hasta 75.000 niños podrían morir de hambre durante el próximo año en el Noreste de Nigeria sin una mayor asistencia humanitaria.

“¿Cree que aquí, en el noreste de Nigeria, se está afrotando una crisis similar a las de Biafra o Somalia?”

Cécile Barrière es experta en seguridad alimentaria en Solidarités International:

“El porcentaje total de personas afectadas por esta crisis es mucho más bajo que el que hubo en Biafra y Somalia, pero tenemos cifras alarmantes.

En algunos estados hay focos de malnutrición muy por encima del umbral de alerta. Los umbrales de alerta para niños gravemente desnutridos son del 2% Y hoy en día, en estas áreas se alcanza el 9%. El umbral de malnutricion general es 10% y hoy alcanza un 37%.”

Según la Organización de Naciones Unidas, otros 2 millones de personas, estarían todavía en áreas controladas por Boko Haram, y por lo tanto inaccesibles a la ayuda humanitaria. Los extremistas se mueven aún libremente en gran parte de las zonas rurales, en donde las tierras de cultivo han sido abandonadas.

En los pueblos recientemente liberados, la gente se encontraba en condiciones desesperadas. Maiduguri está entre los lugares más seguros y con mejores instalaciones del Estado. Y a pesar de ello, desde octubre, los ataques suicidas se producen cada semana.

Los desplazados viven en campamentos improvisados, en edificios bombardeados o en comunidades de acogida.

Zara Dalla es una de las miles de personas desplazadas en Nigeria:

“Vine hace un año de un pueblo que está a 70 kilómetros de distancia, Boko Haram intentó secuestrar a mis hijos, y por eso tuvimos que irnos. En cada hogar se ha perdido a un familiar”.

Zara tiene 40 años. Está esperando para ser atendida en la clínica de la ONG Alima. Su hija Aisha tiene problemas de desnutrición y tiene que pasar una serie de controles semanales.

“Esta es su tercera semana aquí. Cuando vino la primera vez pesaba 7.8 kg y ahora pesa 8.2Kg. Tiene dos años y está evolucionando bastante bien”, confirma satisfecha la doctora Otuya.

A Zara y a otras madres se les ha facilitado alimentos y productos para tratar el agua. Según la Organización Mundial de la Salud, una mejor higiene y el tratamiento del agua podrían prevenir 360.000 muertes anueles entre niños menores de 5 años. Por eso el plan contra la malnutrición en Maiduguri incluye la construcción de letrinas y nuevos puntos de agua.

“Vamos a instalar otras nueve fuentes públicas, explica Almoutapha Garba, de Solidarités International. La tensión está aumentando en las zonas periféricas, por lo que aquí sigue llegando mucha gente. Pero creo que con estos nueve puntos de agua, podremos aliviar las necesidades.”

La Oficina Europea de Ayuda Humanitaria ha sido de las primeras instituciones en reconocer la situación de alerta en esta zona. En 2013, invirtió unos 75 millones de euros en este centro. Isabel Coello forma parte del personal de ayuda humanitaria de la Unión Europea.

“Esta es la crisis de desplazamiento más rápido que vemos en la actualidad y el volúmen de necesidades que no están cubiertas es todavía enorme. Y hacemos frente a una situación nutricional que puede convertirse en una verdadera catástrofe”.

Nigeria ha recibido casi la mitad de los 484 millones de dólares del Plan Humanitario de las Naciones Unidas de este año. Sin embargo, las necesidades son tan altas, que la nueva petición de fondos se ha más que duplicado.

Según la ONU más de 120.000 personas podrían morir el año que viene si no reciben ayuda.