Última hora

Varsovia es un imán en términos de negocio y crecimiento, Según Colliers International, la capital polaca es el principal polo de negocios de Europa del Este: hay ventisiete mil empresas extranjeras registradas, más las locales, entre todas ocupan una superficie de 4,6 millones de metros cuadrados de oficinas.

General Electric se implantó en Varsovia en 1992. Cuenta con una plantilla de cerca de diez mil personas en Polonia e invierte en soluciones innovadoras en campos como la aviación o la energía.

Beata Stelmach, presidenta y directora general de GE Polonia afirma que la decisión que tomaron hace “venticinco años, fue perfecta y hoy seguimos ampliando la empresa aquí porque el capital humano es espectacular. Hay un montón de herramientas para apoyar a los inversores, ya sean empresas extranjeras, multinacionales o “start up” y hay cantidad de gente con estudios, competencias y formación, deseando trabajar.”

Cerca del 30% de las “start up” polacas están en Varsovia. “Start up Poland” es una ONG cuya misión es poner a las jóvenes empresas en contacto con políticos y autoridades locales para incentivar su desarrollo.

Julia Krysztofiak-Szopa, presidenta y directora general de Startup Poland asegura que “la economía puede florecer más aún. Necesitamos compartir las mejores prácticas entre los empresarios y ya lo estamos haciendo a través de lugares de encuentro como el “centro creativo” en donde se reunen las start up del programa.”

El objetivo del programa que han puesto en marcha es fomentar la expansión de estas empresas con tutorías y relaciones con otras compañías del ramo.

Por su parte, las autoridades polacas también esperan reforzar lazos dentro y fuera del país a través una red empresarial, aún en ciernes.

Michal Olszewski, teniente de alcalde de Varsovia explica que la capital del país “intenta poner en contacto a las grandes empresas con las recién creadas, para que lancen programas conjuntamente e intenten superar los problemas y retos que la ciudad plantea. Las empresas se instalan aquí principalmente porque el acceso al mercado es bueno, hay una mano de obra educada y con estudios, y las infraestructuras con las que cuenta la ciudad favorecen el nivel de vida.”

La ciudad natal de Chopin es también un polo turístico. La oferta cultural de Varsovia y su historia atrajeron en 2015 a 6,5 millones de visitantes, de los cuales, cuatro millones eran polacos.

En el ranking de calidad de vida, por ciudades de Mercer, ocupó en 2015, el puesto setenta y nueve de un total de doscientas treinta.

Philippe Godard, director general del Hotel Sofitel, vive en Varsovia desde hace cuatro años y según él, el turismo en la capital polaca, no cesa de crecer. “Desde 2012, el año de los campeonatos de fútbol hemos visto un verdadero interés por Varsovia. Un interés por el turismo ligado al ocio y por el turismo de negocios”, comenta.

El coste de vida en Varsovia donde el salario medio no supera los mil euros es mucho más bajo que en otras capitales europeas.

Philippe Godard, director general del Hotel Sofitel de Varsovia destaca no obstante que “es una ciudad super moderna, muy abierta y de alguna manera uno se siente aquí con un pie, casi casi, en Estados unidos. Y eso es muy interesante porque es una mezcla entre la cultura de la vieja Europa y la modernidad y la energía norteamericanas. En Varsovia todo el mundo sale, en verano y en invierno. La única diferencia es que en verano se sale fuera y en invierno la gente sale pero se queda en locales. Mire la cantidad de gente esta tarde y estamos en mitad de la semana – dice- . La gente disfruta de la vida, los amigos te invitan a ir a sus casas. En realidad los polacos son muy sociables. En Varsovia la gente es curiosa, quiere conocer otras culturas, se hablan entre sí, quieren conocerse mejor.”

ALL VIEWS

Teclear para averiguar