Última hora

Última hora

Mujeres y niños, principales víctimas del tráfico de personas en 2016, según la ONU

El tráfico de seres humanos empeoró en 2016.

Leyendo ahora:

Mujeres y niños, principales víctimas del tráfico de personas en 2016, según la ONU

Tamaño de texto Aa Aa

El tráfico de seres humanos empeoró en 2016.

allviews Created with Sketch. Punto de vista

"Uno de los elementos clave de este genocidio cometido por el grupo Estado Islámico contra los yazidíes es la utilización sistemática de las mujeres, niñas y niños como esclavos"

Nadia Murad Activista Yazidi

Las principales víctimas son los refugiados provocados por los conflictos activos, en especial los de Siria e Irak. Las redes mafiosas obtienen beneficios millonarios con la trata de personas. Los desplazados por las guerras sufren torturas, extorsión o se venden sus órganos.

La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito Recoge todo esto en su último informe.

Kristina Kangaspunta, ONUDD, Responsable del Informe sobre Trata de Personas:

“ Las mujeres son, generalmente, explotadas sexualmente. El 72% de las mujeres han sufrido abusos, mientras que el 20% restante son utilizadas como esclavas para trabajar”

Aunque según la ONU hay múltiples grupos que sufren los abusos, la comunidad yazidí se ha convertido en uno de los símbolos del problema.

Nadia Murad, Activista Yazidí:

“ Uno de los elementos clave de este genocidio cometido por el grupo Estado Islámico contra los yazidíes es la utilización sistemática de las mujeres, niñas y niños como esclavos. Más de 6000 personas han sido reducidas a la esclavitud, hasta convertirlas en objetos a través de un sistema de abusos en el que los combatientes del Daésch trataban a las mujeres como mercancía al servicio de su locura y deseos”

La ONU precisa que el drama de la trata no se limita a los países en guerra, sino que es una realidad mundial. La proporción de menores entre las víctimas – un tercio a escala global- varía. En Europa Oriental y Asia Central los niños representan un 8 % del total, mientras que en el África Subsahariana, son más del 60 %