Última hora

Leyendo ahora:

Galaxy Note 7, Air Pod, Pokémon Go y Super Mario, protagonistas tecnológicos del año


Mundo

Galaxy Note 7, Air Pod, Pokémon Go y Super Mario, protagonistas tecnológicos del año

Samsung se iba a comer a Apple, en principio, en 2016. Pero lo que pasó fue, sorprendentemente,
lo contrario. En agosto la compañía surcoreana presentó el Galaxy Note 7, entre un teléfono móvil inteligente y una tableta, que estaba anunciado com el matador de la próxima versión del iPhone del estadounidense. Su comercialización se adelantó para contrarrestar precisamente el efecto iPhone 7 de septiembre. Pero el resultado fue… una catástrofe. En pocos días, se empezaron a conocer casos de Note 7 que explotaban y se incendiaban. Los vídeos se hicieron virales. Y la empresa asiática llegó a lanzar dos llamadas para repararlos. Pero los aparatos seguían fallando y hasta las compañías aéreas los acabaron prohibiendo en los vuelos.

Finalmente, Samsung decidió detener su venta y recoger los 3,6 millones de unidades que había vendido en el mundo. Solo en Estados Unidos, se habían comprado casi dos millones. Con lo cual la imagen del líder mundial de los ‘smartphones’ ha quedado seriamente afectada en ese país. Y todavía no se ha confiramdo si el origen de los incedios se debe a las baterías.

Mientras tanto, Apple esperaba tanquilamente su tradicional puesta de largo anual de nuevos productos en un teatro de San Francisco. Presentó su iPhone 7, que a nivel formal no tiene muchos elementos diferentes del iPhone 6. Pero, de entrada, jugaba con el factor a favor de que su rival Samsung estaba inmerso en esta campaña en su contra.

De hecho, la gran atracción que dio a conocer el patrón Tim Cook fue los Air Pod, los primeros auriculares sin hilos conectados al teléfono móvil. No tardaron en aparecer las bromas en las redes sociales sobre lo fácil que sería perderlos. Y aun no se sabe si este será su problema porque su comercialización se ha retrasado hasta estos días de Navidad.

Los responsables de Apple sí que se asociaron con otra compañía asiática para distribuir el primer videojuego de Nintendo concebido por el propio japonés para móviles. Se trata de ‘Super Mario Run’, una nueva versión del fontanero saltarín que desde hace tres décadas vence todos los obstáculos. Su lanzamiento en diciembre se reservó solo para los aparatos de Apple iPhone o iPad.

Nintendo había renacido de sus cenizas en verano, cuando aunque fuera a partir del estudio estadounidense Niantic se aventuró por primera vez en el mundo de los móviles con el videojuego Pokémon Go. Estas criaturas virtuales aparecidas en los años noventa cobraron nueva vida cuando se les aplicó la realidad virtual para que, a través de las pantallas de los móviles y sus cámaras, pudieran captarse en cualquier punto del planeta. La fiebre ‘Pokémon’ se apoderó de parques y jardines y, estas alturas, la aplicación ya se ha descargado quinientos millones de veces.

Las acciones de Nintendo se dispararon en la bolsa de Tokio durante varias semanas, después de que la compañía hubiera atravesado un periodo complicado al no haberse adaptado a la evolución tecnológica. Es verdad que su nueva cónsola Switch, un híbrido entre plataforma de sobremesa y dispositivo portátil, presentada en otoño tuvo una acogida desigual entre los inversores. E incluso ‘Super Mario Run’ tampoco les ha entusiasmado. Pero en el mundo de los videojuegos y la tecnología también hay que admitir que algunas estrategias no están ganadas de antemano y siempre hay un factor imprevisible.