Última hora

Los más madrugadores en dar la bienvenida a 2017 han sido los estados del Pacífico sur Kiribati, Samoa y Tonga, pero la primera ciudad del mundo ha sido Auckland, en Nueva Zelanda, con sus ya tradicionales fuegos artificiales desde la Sky Tower.

Después vino el turno de Sydney, en Australia, donde más de un millón de personas acudieron a decir adiós a 2016 en el Harbour Bridge, donde, como de costumbre, tuvo lugar un grandioso espectáculo pirotécnico.

También han recibido el año con fuegos artificiales en Hong Kong y en Pyongyang, la capital de Corea del Norte, aunque aquí la presentadora ha aunciado la buena nueva con el mismo tono marcial y grandilocuente con el que anuncia los ensayos nucleares del régimen.