Última hora

Victoria del estilo Trump en EEUU

El republicano Donald Trump sorprendió al mundo ganando las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Leyendo ahora:

Victoria del estilo Trump en EEUU

Tamaño de texto Aa Aa

El republicano Donald Trump sorprendió al mundo ganando las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Terminó con las esperanzas demócratas de permanecer en la Casa Blanca bajo el mandato de Hillary Clinton, la favorita de las encuestas. El multimillonario saborea la victoria: “Acabo de recibir una llamada de Clinton. Nos felicita, a nosotros … Es el momento de que Estados Unidos cierre las heridas de la división. Debemos unirnos”

Un completo cambio de tono. Durante la campaña electoral Donald Trump rompió todos los códigos establecidos del combate político. Sus ataques contra Hillary Clinton no tenían límites. La llamó: “mujer repugnante” y aseguró que si ganaba las elecciones sería juzgada.

“Es increíblemente bueno que alguien con el temperamento de Donald Trump no esté al cargo de la justicia en este país”, dijo Hillary Clinton durante el segundo debate entre ambos candidatos a las elecciones. A lo que Trump se apresuró a puntualizar: “Porque usted estaría en la cárcel”.

Igual de impactante que cuando denuncia a los medios de comunicación y a Clinton de conspirar para falsear las elecciones, y cuando pone en duda la legitimidad de la candidata demócrata para presentarse a un escrutinio tras haber utilizado su correo electrónico personal mientras era Secretaria de Estado.

“En lugar de comparecer ante la justicia, Hillary se presenta a las presidenciales en lo que para muchos son unas elecciones completamente amañadas. Los medios de comunicación corruptos publican falsas acusaciones y mentiras descaradas para que Hillary Clinton sea elegida presidenta”, declaró el candidato republicano en uno de sus incendiarios discursos.

Clinton acusó a Rusia de injerencia

También fue inédito que Hillary Clinton acusase a Rusia de haber pirateado y filtrado los correos del Comité Nacional Democrático (DNC). “Estoy muy preocupada por informes contrastados sobre la interferencia del Gobierno ruso en nuestras elecciones (…) Nunca un poder extranjero adverso se había involucrado en nuestro proceso electoral pirateando al Partido Demócrata. Jamás habíamos tenido un candidato instando a los rusos para que pirateen más”, explicó a los medios durante la campaña electoral.

Una acusación ridícula para el presidente ruso, Vladimir Putin, quien denunció que se trata de una maniobra para distraer a los votantes estadounidenses de los verdaderos problemas como la violencia policial y la deuda pública: “¿Hay alguien que, en su sano juicio, realmente crea que Rusia es capaz de influir de alguna manera en la elección de los estadounidenses? Estados Unidos no es una república bananera, ¿no es así? Estados Unidos es una gran potencia. Si no estoy en lo correcto, por favor, corríjanme.

Un giro radical más allá de la política

Cuando se conoció el veredicto de las urnas, en la noche del 9 de noviembre, la desolación se extiendió entre los simpatizantes de Hillary Clinton. Fue el final de largos meses de una batalla feroz.

Unas horas después, Clinton admite la derrota con deportividad: “Hemos comprobado que nuestro país está más profundamente dividido de lo que pensábamos, pero yo sigo creyendo en Estados unidos (…) Donald Trump va a ser nuestro presidente. Debemos aceptarlo y dejarle gobernar”

Con la elección de Donald Trump, Estados Unidos da un giro radical, más allá de ideologías políticas. Lejos de lo que supuso la histórica elección de Barack Obama, los estadounidenses apuestan ahora por lo imprevisible.