Última hora

Última hora

Una visión soviética y otra Hollywoodiana del 2017, cara a cara.

Analizamos dos visiones constrastadas del 2017 producidas durante la Guerra Fría "The Running Man" con Schwarzenegger y el filme soviético "En 2017".

Leyendo ahora:

Una visión soviética y otra Hollywoodiana del 2017, cara a cara.

Tamaño de texto Aa Aa

La predicción del futuro es un tema recurrente en la cultura popular. Hay conjeturas que llegado el día D pueden ser desde incómodas, por lo acertadas que resultan, hasta risibles, debido a su inexactitud.

Durante la Guerra Fría tanto la entonces Unión Soviética, como Estados Unidos realizaron sendas proyecciones de cómo sería el mundo en 2017.

En 2017 es precisamente el título de un diaporáma soviético, publicado en 1960. Una visión que contrasta con la película estadounidense “The running man” (“Perseguido”: http://www.cuandopasa.com/index.php?v=v40847f) ambientada en 2017 y dirigida por Paul Michael Glaser en 1987.

La primera narra la historia de los alumnos de un colegio de Moscú que van de excursión al Ártico. Los niños deben hacer frente a una explosión, que pone en peligro la vida en la tierra. Por su parte, la película estadounidense es una distopía sobre un mundo totalitario en el que el Hombre controla absolutamente todo.

“The Running Man” (“Perseguido”)

Ya en la primera secuencia de The Running Man Arnold Schwarzenegger, actual gobernador del estado de California – quién lo hubiera predicho entonces – se aventuraban situaciones que podrían haber parecido disparatadas.

La escena comienza con ciertas palabras que no nos extrañan hoy: “En 2017, la economía muldial se ha desplomado y la comida, los recursos natuales y el petróleo, escasean”.

En esta visión de 2017, un régimen totalitario gobierna el mundo con mano de hierro, utilizando la televisión como un medio para controlar a la población y erradicar las voces disidentes. La película esta basada en una novela de “Stephen King, con el mismo título que el filme, traducida al castellano por El fugitivo.

El concurso de televisión más popular es “The Running Man”, que podríamos situar entre The Apprentice, también con Schwarzenegger en el elenco, y Hunger games (“Los juegos del hambre”). En esta ocasión, los concursantes, la mayoría prisioneros a quienes se les obliga a participar en el “reality show” deben escapar de cazadores que intentan matarles. Ninguno sobrevive, salvo Ben Richards (encarnado por Schwarzenegger), ex-piloto de helicópteros, injustamente encarcelado por un crimen no cometió. Sorprendentemente, el presentador de este “reality show” es el hombre más poderoso del mundo, caracterizado como un personaje terrorífico con aspecto de payaso y que arenga a los espectadores con frases populistas (¿no les recuerda a nadie?).

Si nos ajustamos a este enfoque, la visión de 2017 de esta película de ciencia ficción de los 80 es errada en muchos aspectos, pero da en el clavo en otros. Por ejemplo habla de un sistema similar al internet actual, denominado en el filme “infonet”; muestra una cierta obsesión por los ejercicios aeróbicos, muy en boga hoy; describe la tecnología controlada por la voz o vatician los “jet packs” o mochilas propulsoras. Curiosamente, los “Flyboard Air” u “hombres pájaro” están ultimamente dando que hablar en los medios de comunicación.

El principal acierto del filme es su advertencia “Orwelliana” sobre lo fácil que resulta reforzar la voluntad política combinándola con la propaganda, en un mundo en el que la frontera entre las noticias y el entretenimiento se están borrando. Hoy en día se habla ya de “infotaiment”
:https://www.vayatele.com/diccionario/diccionario-telefilo-infotainment.

En este sentido, algunos especialistas califican el alza del populismo y la extrema derecha como la era de la postverdad, un término del que se hacen éco algunos diccionarios. En la película, uno de los prisioneros dice textualmente: “la verdad no está siendo muy popular ultimamente”.

Puede ver el trailer, aquí



En 2017

Este año es también el centenario de la revolución soviética. En 2017 la trama discurre en 44 tiras de películas o filminas concebidas para “Diafilm” un proyector doméstico utilizado en la URSS en los años 60. El guión lo firmaron V. Strukova y V. Schevchenko y las imágenes corrieron a cargo de L. Smekhov. Como en el caso de “The Running Man” (“Perseguido”) la obra tiene momentos de increíble clarividencia y también premoniciones que, sin embargo, no se han cumplido, empezando por la supremacía de la Unión Soviética en 2017, que según el guión, no se desintegra, como realmente ocurrió en 1991, sino que es más poderosa que nunca.

Los personajes del diaporama, un grupo de estudiantes moscovitas liderados por Igor, viajan desde el Mar Negro hasta Siberia, en tan sólo unos minutos, en trenes atómicos. El padre de Igor, meteorólogo, es capaz de controlar y cambiar el clima.

En 1957, la Unión Soviética se lanzó en la carrera espacial con los primeros Sputnik, la perra Laika, y después el primer hombre en pilotar una nave Yuri Gagarin. No es de extrañar pues que en los sesenta hubiera en la URSS aquel optimismo por la tecnología.

In the year 2017

En las diapositivas, se cuenta la historia de Igor y su familia. Disfrutan de los avances tecnológicos que la Unión Soviética produjo, cien años después de su creación. Y culmina con el intento del padre de Igor por salvar a centenares de civiles inocentes gracias a estaciones metereológicas volantes, porque “los últimos ‘imperialistas’ del mundo, escondidos en una remota isla, han realizado pruebas con armas prohibidas de “mesón” (un tipo de energía atómica). Durante el test se produce una explosión sin precedentes que destruye la isla y causa perturbaciones en la atmósfera del planeta”.

Algunas de las premoniciones del guión, sorprenden porque existen hoy. Por ejemplo el “televideo-teléfono” que es basicamente un ordenador con funciones como las de Skype o Facetime; una cocina automatizada o los coches sin conductor.

Por otro lado no es de extrañar el interés de las filminas por el transporte nuclear si se tienen en cuenta la expansión del ferrocarril en la era soviética y el hecho de que Aeroflot, la aerolínea estatal, fuera la mayor del mundo hasta la caída de la URSS.

Más sobre la tira de película soviética

“The Running Man” y “En 2017” tienen algo en común. Ambas comparten la preocupación sobre el futuro del planeta, cuando los recursos naturales escasean, el cambio climático genera efectos devastadores y la amenaza del extemismo está en su apogeo. A juzgar por el extremismo creciente en Europa y los efectos cada vez más patentes del cambio climático, estas dos obras, fruto de dos culturas opuestas durante la Guerra Fría, no están, después de todo, tan lejos de la realidad.