Última hora

Una fábrica de Jiaxing está fabricando unos globos gigantescos que causarán sensación durante la próxima celebración del Año Nuevo chino, que según su calendario será el “año del gallo”. Se trata de unos gallos inflables que lucen un tupé similar al del presidente electo de Estados Unidos y que tienen los brazos extendidos en una postura que recuerda los gestos del magnate durante sus discursos.

La empresa se inspiró en el éxito que tuvo una gigantesca estatua de un pollo que, por su parecido a Trump, atrajo a muchos visitantes. Si bien la atracción está garantizada, el precio por unidad (algo más de 350 euros) no parece tan atractivo para los particulares.

Más No Comment