Última hora

Leyendo ahora:

Compaginar vida familiar y laboral, el caso de Malta


real economy

Compaginar vida familiar y laboral, el caso de Malta

ALL VIEWS

Teclear para averiguar

La decisión de retomar el trabajo depende, en muchos casos, del coste del cuidado de los niños, que difiere de un país europeo a otro. En Irlanda, por ejemplo, una plaza de guardería para dos niños a tiempo completo puede suponer el 40% del salario de los padres, a diferencia de Austria, Suecia, Estonia o Portugal, donde el coste ronda el 5%. Más de la mitad de las madres europeas aseguran que la decisión de trabajar a tiempo parcial o de dejar de trabajar depende del coste considerable del cuidado de los niños.

El acceso, la disponibilidad de plazas de guarderías y la flexibilidad horaria también influyen. Fanny Gauret nos habla del caso de Malta.

En 2014, Malta introdujo la gratuidad del cuidado infantil para los padres trabajadores o estudiantes, una ayuda que puede representar más de 3 000 euros anuales para algunas familias.

Comienza una jornada maratoniana para la familia Vella con tres hijos de baja edad. En Malta, el país más pequeño de la UE, 4 de cada 5 hombres trabajan frente a la mitad de las mujeres, como Mairi.

Su marido Bernard Vella ve muchas ventajas:“Por ejemplo, dice, para una madre ahora es más fácil replantearse volver a trabajar si así lo desea porque, financieramente, la situación lo permite.”

Las estadísticas muestran un aumento del 7% de las madres que retoman el trabajo durante los 9 meses que siguen la baja por maternidad, si tenemos en cuenta cifras de 2013.

Mairi Vella: “Esta ayuda me permitió volver a trabajar, así que retomé mi puesto tras mi segunda maternidad cuando mi hija tenía seis meses. Pude trabajar más horas pero no quise. Mi primer hijo nació en Australia en 2011. La cuidadora nos costaba unos 176 euros al día, así que decidimos volver a Malta.”

Para comprender el sistema de ayudas destinadas al cuidado infantil en Malta hablamos con el ministro de Finanzas, el profesor Edward Scicluna.

Si miramos de cerca el sistema de ayudas, ¿cuál ha sido el impacto en la economía y el empleo en el país?

Edward Scicluna: “Ha tenido la incidencia que esperábamos, quizás más. Puede ver que las mujeres se han acogido a este plan aunque hay que relativizar las cifras puesto que partimos de una tasa de empleo femenino muy bajo debido, históricamente, a razones religiosas o culturales. También existen razones económicas, puesto que si enviar a tu hijo a una guardería cuesta incluso más de lo que ganas, no interesa.”

¿Por qué no nos hace una radiografía de la baja por maternidad y paternidad en Malta?

Edward Scicluna: “Bueno, pensamos que extender la baja por maternidad otras 4 semanas tendría efectos positivos porque reduciría la preocupación económica de los padres. También introdujimos otro tipo de ayudas destinadas, especialmente, a las familias con bajos ingresos. Mantuvimos las ayudas sociales, dos tercios, el primer año tras el nacimiento, 45%, el segundo año y 25%, el tercero. Esto ha reducido el número de parados de larga duración. Si hablamos de Malta, un país pequeño, miles de personas reprensentan mucho.”

Como la mayoría de los países europeos, en los últimos años, Malta se ha centrado en lidiar con la crisis financiera más que en temas como la maternidad o incentivar a las mujeres para que vuelvan a trabajar. Veamos cuáles son los retos que, aún, quedan:

La Unión Europea garantiza una baja parental mínima. La media es de 17,5 semanas. Algunos países son más generosos, como Bulgaria, con 58,6 semanas conservando el 90% del sueldo.

En otros, como Francia, la baja por maternidad depende del número de hijos y es mas generosa en tiempo que Alemania donde, sin embargo, se otorga el salario íntegro sin establecer un techo como en Francia.

La baja puede ser compartida entre los padres aunque solo el 10% de los hombres se acoge a esta posibilidad.

En Italia, la baja por paternidad es de un día, de 2, en Malta, en el otro extremo se encuentra Eslovenia que otorga 90 días a los padres con el sueldo íntegro.

En otros países como Chipre o Eslovaquia, los papas no pueden beneficiarse de ninguna baja.

En cuestión de baja parental y ayudas, las diferencias en Europa son significativas. En Malta, por ejemplo, el sector privado aplica el mínimo de 4 meses sin sueldo a los padres, las madres, 18 semanas con sueldo. ¿Cómo pueden colaborar las empresas?

Joseph Farrugia, presidente de la Asociación de empresarios de Malta: “Ese tipo de temas hay que resolverlos caso por caso puesto que una medida legislativa a nivel global puede resultar imposible de implementar. Podríamos establecer un denominador común aplicable a todos los países con sus diferentes mercados laborales sin que haya efectos negativos, pero este es el principal problema de la armonización.”

En Malta, con su medio millón de habitantes, las mujeres siguen siendo las que llevan el peso del cuidado de los niños.

Mairi Vella: “Creo que debería de haber más ayudas para los padres, darles las mismas facilidades que a las madres que, en algunos casos, ganan más que el padre. En mi caso, he trabajado duro para tener una carrera y no me gustaría abandonarla. Al menos, ahora, tienes más facilidades.”

La gratuidad del cuidado infantil ha permitido un incremento del 11% de las horas laborales a cargo de las mujeres, eso representa cerca de 2 millones de euros para la economía maltesa.

Continúa con nosotros el Ministro de Finanzas Edward Scicluna.

¿Cuál ha sido su experiencia en las negociaciones entre sindicatos y empresarios a la hora de incentivar a las mujeres para que retomen sus puestos de trabajo?

Edward Scicluna: “Cuando los reúnes alrededor de una mesa se busca el interés de todos, pero eso implica consultar todas las partes. No puedes imponer las cosas y esperar que todo el mundo vaya a reaccionar como quieres.”

Y según su experiencia, ¿cuáles son las medidas que funcionan si queremos incentivar a las madres y los padres a que vuelvan a trabajar tras la baja parental?

Edward Scicluna: “Algunos países son más avanzados que otros en cuestión de baja por maternidad y ayudas sociales destinadas al cuidado infantil. Me temo que todo depende del nivel de desarrollo de un país. Aunque muchos de ellos pueden mejorar el acceso o retorno al mundo laboral a través de medidas sociales. Podemos reducir el impuesto sobre la renta, tasar menos el trabajo para que las familias dispongan de más recursos destinados al consumo. Esta media puede resultar muy eficaz y es, al mismo tiempo, fácil de aplicar.”

Señor Ministro, gracias por abordar un tema tan crítico muchas relegado al olvido.

ALL VIEWS

Teclear para averiguar

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

Traducción automática

Traducción automática

Traducción automática

real economy

El 'pinball' en el desempleo europeo