Última hora

Leyendo ahora:

Máquinas que imprimen nuestra comida


Sci-tech

Máquinas que imprimen nuestra comida

Una impresora 3D cocina e imprime al mismo tiempo una galleta triangular que se parece más a una escultura que a algo que acabará siendo ingerido.

Se trata de un proyecto que dirige el Profesor de Robótica Hod Lipson en la Universidad de
Columbia, en Nueva York.

Lipson quiere crear máquinas que impriman en tres dimensiones nuestra comida. Máquinas que lleguen a formar parte de nuestras cocinas.

“Podríamos decir que seguimos cocinando como los hombres de las cavernas. Cocinamos con fuego, utilizamos instrumentos primitivos. Pero cuando esta nueva tecnología entre en la cocina, será, creo, toda una revolución. Cuando hablo con la gente sobre ello veo que las reacciones varían dependiendo de la edad. Algunas personas piensan que es una mala idea, me dicen que prefieren seguir cocinando como hasta ahora. Pero cuando hablo con los más jóvenes les parece algo muy natural cocinar gracias a un software”, explica Lipson.

Falto de recetas, Hod Lipson contactó al chef francés Hervé Malivert en el Instituto Culinario Internacional de Nueva York.

Ingenieros y cocineros pasaron dos días juntos imprimiendo comida de una manera muy original.

Pero, ¿qué piensa el Chef Malivert tras vivir esta experiencia? ¿Las impresoras 3D llegarán a ser un instrumento indispensable en nuestras cocinas?

“Trabajamos diferentes sabores con vegetales, polenta, pollo, pescado y lo imprimimos todo. Como chef, mi única preocupación es que al final todo se convierte en puré, todo tiene la misma textura”, asegura Malivert.

Los estudiantes del Instituto Culinario realizaron pruebas con diferentes alimentos como los huevos, el salmón y el chocolate para desarrollar las estructuras y las formas adecuadas para cada uno de ellos. La temperatura también es un elemento muy importante.

“Para la decoración de los platos utilicé la impresora. Hice hojas muy finas de puré de legumbres y de castaña, después coloqué esas hojas sobre los platos tradicionales que había realizado. Creo que para las decoraciones esta máquina puede funcionar muy bien pero para cocinar platos como la carne, no estoy tan seguro”, dice el chef.

Los científicos aseguran que serán sobre todo aquellas personas que sean alérgicas a ciertos alimentos las que utilicen esta impresora en primer lugar. También aquellas que quieran controlar las calorías de sus platos.

Pero el Profesor Hod Lipson cree que esta máquina permitirá a todo el mundo diseñar, imprimir e incluso compartir sus ideas culinarias.

“De esta manera podríamos probar platos que normalmente no sabemos preparar o no podemos comprar o no podemos pedir a aguien que nos los haga. Con esta impresora podremos intercambiar recetas con todo el mundo en este planeta. Algunas de ellas se convertirán en virales. Pero si hay algo que es importante es que la comida se podrá personalizar dependiendo de la naturaleza de cada uno siguiendo procedimientos que todavía hoy no existen”, afirma Lipson.

Los estudiantes del Instituto Culinario Internacional de Nueva York ya tienen preparado un prototipo de esta impresora 3D.

Selección del editor

siguiente artículo

Sci-tech

Energy Observer, un catamarán que quiere dar la vuelta al mundo sin contaminar